Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN debate poner fin a su intervención en Libia

La Alianza se reúne hoy de urgencia para elaborar la nueva estrategia tras la muerte de Gadafi

Anders Fogh Rasmussen, el 5 de octubre en Bruselas.
Anders Fogh Rasmussen, el 5 de octubre en Bruselas.

Confirmada la muerte de Muamar el Gadafi, la OTAN ya piensa en el futuro y ha convocado para hoy a las 15.00 una reunión de embajadores para tratar de la nueva situación en Libia. La decisión del Consejo Atlántico está supeditada a la recomendación de los responsables militares y al acuerdo con la ONU, con cuyo aval se lanzó la operación Protector Unificado. “La desaparición de Gadafi pone de relieve que el régimen se ha acabado, lo que implica que no hay que prolongar la operación”, ha dicho una fuente diplomática.

Acerca de las oscuras circunstancias de la muerte del dictador, la Alianza especificó esta mañana que sus fuerzas aéreas golpearon ayer a las 8.30 de la mañana hora local dos vehículos del convoy en el que viajaba Gadafi. Sin embargo, los aliados declaran desconocer si el coronel viajaba en uno de los vehículos alcanzados, informa Reuters.

Tras felicitarse por la caída del dictador, el secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen, llamó ayer a los libios a apartar sus diferencias y trabajar por el futuro, además de reclamar al Consejo Nacional de Transición que prevenga represalias contra los ciudadanos. Rasmussen ha repetido en numerosas ocasiones que la intervención en Libia no estaba dirigida contra Gadafi, sino que es fruto de un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para proteger a la población civil. “La conclusión de la operación no depende de Gadafi, que no es el objetivo de la campaña”, reiteró hace unos días el secretario general. “El objetivo es proteger a la población”.

“Para decidir sobre el final de Protector Unificado valoraremos antes la seguridad de la población y la capacidad del Consejo Nacional de Transición para protegerla, como reclama la ONU”, prosiguió. “El momento de poner fin a la misión será cuando veamos que no existe amenaza a la población. Mientras tanto, seguiremos”, subrayó el secretario general.

Leon Panetta, el nuevo jefe del Pentágono, que acudía a su primera reunión con sus colegas de la OTAN, detalló los parámetros que se tendrán en cuenta para cerrar Protector Unificado: “¿Qué ocurre sobre el terreno? ¿Tiene el régimen [en referencia a las fuerzas gadafistas] capacidad para atacar a civiles? ¿Tiene Gadafi algún tipo de capacidad de mando sobre esas fuerzas? ¿Está la oposición [es decir, el CNT] en condiciones de ofrecer seguridad a la población?” Según Panetta, “esas serán las directrices que deberán valorar los responsables militares aliados y las decisiones dependerán de las recomendaciones que nos hagan”.

Aun reconociendo que todo el proceso formal de toma de decisiones puede llevar tiempo, la fuente aliada considera que “con la toma de Sirte y el fin de Gadafi se acelera una operación que ya iba hacia su final”. Pone matices a la misión de proteger civiles, que ha sido el mantra desde el lanzamiento de Protector Unificado a finales de marzo: “La protección de la población civil hay que ponerla en el contexto del régimen de Gadafi. No podemos estar en todo”.

Interrogadas otras fuentes aliadas sobre la posible implicación de la OTAN en el golpe de gracia de Gadafi con la operación de bombardeo de este jueves por la mañana, respondieron que “le han matado las fuerzas del CNT, aunque pudiera ser que nuestro ataque las haya ayudado; pero no puedo confirmarlo”.

La OTAN dice que no se plantea grandes planes en Libia, concluida la campaña. “Estamos dispuestos a ayudar si hay base legal para hacerlo y apoyo internacional”, ha mantenido siempre Rasmussen. También las instituciones comunitarias se pronunciaron para resaltar “el fin de una era de despotismo y represión”.

 

Más información