ACUERDO SOBRE EL SOLDADO SHALIT

El intercambio de presos entre Israel y Hamás será largo y complejo

Las liberaciones de presos palestinos se producirán en dos fases, primero 450 y luego 577. 203 tendrán que exiliarse. La lista con los nombres se conocerá la próxima semana.

Los padres del soldado secuestrado Gilad Shalit conversan con el presidente israelí, Simon Peres.
Los padres del soldado secuestrado Gilad Shalit conversan con el presidente israelí, Simon Peres.EFE

El intercambio del soldado israelí Gilad Shalit por 1.027 presos palestinos, de los que aún no se conocen los nombres, será un proceso largo y complejo. Si no surgen contratiempos Shalit podría regresar a casa, después de más de cinco años en Gaza, ya la semana próxima, pero la liberación y dispersión de los palestinos se desarrollará durante un plazo bastante más largo. Según los términos del acuerdo entre Israel y Hamas, 203 serán exiliados y aún hay que pactar las condiciones con los países que se ofrezcan a acogerlos.

Las celebraciones comenzaron en ambos bandos el martes por la noche, cuando se anunció el acuerdo. Ayer empezaron a serenarse los ánimos y a plantearse los efectos colaterales del gran intercambio. Las autoridades penitenciarias israelíes dijeron esperar “reacciones de frustración” en las cárceles por parte de numerosos reclusos cuando descubrieran que su nombre no figura en la lista.

Actualmente cumplen condena o permanecen detenidos sin acusación concreta unos 6.500 palestinos, parte de los cuales iniciaron a principios de mes una huelga de hambre para protestar contra el trato que reciben. Los presos de Hamas llevan más de cinco años, desde la captura de Shalit, sin recibir visitas de familiares, y la mayoría de ellos son sometidos a un régimen de internamiento solitario.

También era de esperar un sentimiento de frustración entre las familias palestinas no beneficiadas por el acuerdo. Incluso los padres de Gilad Shalit, Noam y Aviva, comentaron que pese a su felicidad sentían inquietud porque no sabían hasta qué punto los cinco años de cautiverio habrían cambiado a su hijo.

Noam y Aviva Shalit fueron recibidos por el presidente de Israel, Shimon Peres, quien rindió homenaje a la “compostura” con que habían desarrollado su larga campaña por la liberación de su hijo, y anunciaron que ya no volverían a la cabaña que instalaron dos años atrás junto a la residencia del primer ministro. “Esperaremos a Gilad en casa”, declaró el padre. La cabaña, sin embargo, iba a seguir en el centro de Jerusalén hasta que Gilad Shalit pudiera verla. Centenares de simpatizantes, periodistas y curiosos se acercaron ayer a ella.

En principio, según fuentes israelíes y palestinas, la lista de presos a liberar debería publicarse a principios de la semana próxima. Dos días después de conocerse los nombres, el plazo mínimo para la presentación de posibles recursos ante el Tribunal Supremo, el intercambio se pondrá en marcha. En una primera fase, cuya duración se estima en dos semanas, dejarán la cárcel unos 450 presos palestinos. Esa fase coincidirá con la liberación de Shalit, que será conducido a la frontera de Gaza con Egipto y entregado a las autoridades egipcias. Éstas, a su vez, lo entregarán a una comisión israelí de la que formará parte un psicólogo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Es posible que el soldado permanezca unas horas o unos días bajo atención psicológica antes de hacer declaraciones o viajar a Israel. “Tenemos pruebas de que su estado de salud es aceptable, pero ignoramos su estado de ánimo y su reacción ante los acontecimientos”, dijo un portavoz israelí. Un portavoz de Hamas en Gaza afirmó, por su parte, que Shalit ya había recibido la noticia de que sería puesto en libertad en poco tiempo.

El jefe del Shin Bet (servicio de espionaje interno de Israel), Yoram Cohen, cuyo respaldo fue decisivo para que el Gobierno aprobara el acuerdo con Hamas con sólo tres votos en contra, explicó que del medio centenar de palestinos liberados en la primera fase, 203 serían enviados al exilio en “países aún no determinados”. Los demás, hasta alcanzar los 1.027 entre las dos fases, con 27 mujeres en el total, se repartirán entre Gaza y Cisjordania. Quienes vayan a Cisjordania, territorio ocupado por Israel, no podrán salir de ella en 10 años y tendrán que presentarse mensualmente ante las autoridades militares.

El tanquista Gilad Shalit fue capturado el 25 de junio de 2006, cuando tenía 19 años, por miembros de Hamas, los Comités de Resistencia Popular y el Ejército del Islam durante una escaramuza en la frontera entre Gaza e Israel. En el mismo enfrentamiento murieron dos soldados israelíes y dos guerrilleros palestinos. Desde entonces, Shalit ha permanecido técnicamente bajo secuestro (en paradero desconocido y sin control de la Cruz Roja) en algún lugar de Gaza.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS