Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes libios creen que los tuareg esconden y protegen a Gadafi

El dictador podría encontrarse en Gadamés, ciudad al oeste de Libia, cerca de la frontera con Argelia y Tunez, según fuentes militares del CNT

Mientras avanza la ofensiva final de los rebeldes en Sirte, ciudad natal del Muamar el Gadafi y uno de los últimos bastiones de sus leales, siguen las incógnitas sobre el paradero del dictador, huido tras la caída de Trípoli. Según han informado fuentes militares del Consejo Nacional de Transición (CNT), Gadafi podría estar refugiado en la zona de Gadamés, en el oeste del país y cerca de la frontera con Argelia y Túnez, bajo la protección de las tribus tuaregs.

"Una tribu, los tuaregs, le sigue apoyando y se cree que se encuentra en el sur de la zona de Gadamés", ha declarado a Reuters un alto responsable militar del CNT, Hisham Buhagiar. El derrocado líder libio, ha precisado, pudo pasar por la ciudad de Sammu, en el sur, una semana antes de trasladarse a Gadamés, situada a 550 kilómetros al suroeste de Trípoli. Según Buhagiar -coordinador de las operaciones de búsqueda y captura de Gadafi-, la mayoría de las tribus del sur de Libia, salvo los tuaregs, están en contra del exdictador.

"Ha habido enfrentamientos entre las milicias tribales tuaregs, leales a Gadafi, y grupos árabes residentes en la zona", ha explicado. "Estamos negociando y la búsqueda de Gadafi está tomando un rumbo diferente", ha indicado. El pasado domingo, ocho combatientes del CNT murieron cerca de Gadamés a causa de un ataque lanzado desde el otro lado de la frontera con Argelia. Según las nuevas autoridades provisionales libias, los atacantes eran nómadas tuaregs reclutados en calidad de mercenarios por los gadafistas.

Fuentes del Consejo Nacional de Transición (CNT) han indicado que la ciudad, que se encuentra bajo su control, fue atacada el pasado fin de semana por las fuerzas leales al ex mandatario libio. Un militar rebelde ha explicado que el enfrentamiento se produjo entre los combatientes tuareg -fieles al régimen gadafista- y el frente formado por los rebeldes y la población local. Un líder tuareg argelino ha denunciado la actuación de las fuerzas rebeldes. "Quieren limpiar la ciudad de tuareg, por eso empezó todo. Provocaron a nuestros hermanos diciéndoles que Gadafi había desaparecido y que ellos también debían desaparecer", ha relatado Ahmed Najem.

Los tuaregs apoyan tradicionalmente a Gadafi en agradecimiento por el respaldo que su régimen otorgó a los alzamientos armados contra los gobiernos de Mali y Níger en la década de los años setenta y por permitirles asentarse posteriormente en el sur de Libia. La tribu es un factor decisivo en la seguridad regional porque ejerce una gran influencia sobre las comunidades que habitan sus vastas extensiones de desierto, frecuentadas por traficantes de armas y de drogas y por terroristas islámicos.

Dos hijos de Gadafi, en paradero desconocido

Según el dirigente militar de los rebeldes, el hijo más poderoso políticamente de Gadafi, Saif al Islam, podría encontrarse en Bani Walid y otro hermano, Mutasim, podría estar en Sirte. "Ambos se están planteando la salida de Libia, seguramente hacia Níger", ha precisado Buhagiar. Bani Walid y Sirte son los dos principales bastiones que quedan de la resistencia del antiguo régimen. Sirte, a 450 kilómetros al este de Trípoli y ciudad natal de Gadafi, está rodeada por las fuerzas del CNT, que ya han ocupado la parte este de la ciudad, y está sometida a diario a los bombardeos aéreos de la OTAN.

La televisión siria Arrai TV emitió ayer unas imágenes en las veía Saif al Islam alentando a la resistencia contra las tropas del Consejo Nacional de Transición, aparentemente desde uno de los últimos bastiones de los gadafistas. Saif al Islam ha permanecido oculto desde que los rebeldes ocuparon la capital, Trípoli, a finales de agosto. Su última aparición data del 23 de agosto, poco después de que los rebeldes anunciasen que lo habían capturado. La única hija de Gadafi, Aisha, dos hermanos de ésta, Hannibal y Mohammed, su madre Safia y otros miembros de la familia huyeron en agosto a Argelia y desde entonces se encuentran en este país.