Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Cuando se desplomó la primera torre me quedé sin habla"

La presentadora, que esta semana viaja a Nueva York para retransmitir el aniversario de los atentados, recuerda la desolación que sintió cuando se derrumbaron las torres

El 11 de septiembre de 2011, mientras millones de espectadores miraban boquiabiertos la televisión, cientos de periodistas se enfrentaban a otro reto: narrar en directo lo inverosímil. En España, al reto se sumó el cambio horario: la mayoría de los informativos arrancó apenas unos minutos después del impacto del primer avión. Matías Prats (Antena 3), Ana Blanco (TVE-1) y Àngels Barceló (entonces en Telecinco, actualmente en La SER) recuerdan como si fuera ayer el día más intenso de su carrera.

La presentadora recuerda de aquel Telediario la inquietud que sentía durante los primeros instantes de desconcierto y no olvidará el momento más terrible del día, cuando la primera torre se vino abajo.

Pregunta. El primer avión se estrelló con el Telediario a punto de comenzar.

Respuesta. Teníamos la escaleta lista, y unos minutos antes desde control me ponen las imágenes y decidimos empezar con eso. El único dato que teníamos era que al parecer era una avioneta la que se había estrellado.

P. ¿Temió quedarse en blanco?

R. Yo intentaba que continuásemos con lo nuestro, porque lo único que podía decir es que las imágenes eran en directo, cómo era el distrito en el que estaban las Torres Gemelas y poco más. Llegué a leer los titulares del día, pero inmediatamente volvimos a las imágenes. Como todo el mundo, no me lo podía creer

P. ¿Profesionalmente, intentó no alarmar?

R. Desde luego, no me dejé llevar. Me preocupaba no asustar a los espectadores aunque por dentro yo lo estaba. Empecé a pensar en amigos y familiares que entonces vivían en Nueva York. Buscaba una fórmula para mencionarlos sin preocupar, la encontré cuando el cónsul pidió que la gente dejase de llamar porque estaban las líneas colapsadas.

P. ¿Sintió miedo a equivocarse?

R. No, fui bastante espontánea, íbamos dando los datos conforme nos iban llegando con ayuda de los redactores y por supuesto de los corresponsales.

P. ¿Cuánto tiempo estuvo en antena?

R. Casi ocho horas, pero no me di cuenta de lo largo que fue tan metida como estaba en lo que iba pasando.

P. ¿Cuál fue el momento más terrible?

R. Cuando se cae la primera torre, me quedé sin habla. Hasta ese momento todos nos aferrábamos a la posibilidad de que la gente pudiera salvarse, de hecho muchos lo lograron, incluso gente que estaba en los pisos por encima del impacto. Mientras está pasando te imaginas a la gente intentando salir, a los bomberos... pero cuando se desploma no encuentras a qué agarrarte. Y cuando cayó la segunda fue demoledor.

P. Estos días vuelve a Nueva York para retransmitir el aniversario.

R. Es una forma de participar de ese homenaje a las víctimas. Me parece importante estar allí. Es algo que todos recordamos nítidamente, parece imposible que fuera hace diez años. Sé que no va a ser agradable porque es muy triste. Y en una década en la que han pasado muchas cosas relacionadas con ese atentado.

P. ¿Y al final del día?

R. Me quedé con la sensación de que habíamos conseguido informar sobre algo enorme con profesionalidad. Dormí muy poco porque al día siguiente seguimos informando de todo lo que sucedía. Recuerdo que vino un psiquiatra a plató para intentar explicar cómo iba a afectar a los americanos ver aquellas imágenes y me recomendó que me cuidara el estrés.

P. Cuando piensa en aquellas horas, ¿cómo lo recuerda?

R. Lo recuerdo como en una nebulosa. No quise ver las imágenes de aquel Telediario hasta un año después y los primeros minutos me provocaron muchísima desazón. Verme agarrada a la esperanza de que quizá no había sido tan grave sabiendo lo que pasó después...