Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Cuando me levanté me temblaban las piernas"

Àngels Barceló (actualmente en La SER) conducía entonces los informativos de Telecinco y recuerda con horror las imágenes de gente cayendo de las torres

El 11 de septiembre de 2011, mientras millones de espectadores miraban boquiabiertos la televisión, cientos de periodistas se enfrentaban a otro reto: narrar en directo lo inverosímil. En España, al reto se sumó el cambio horario: la mayoría de los informativos arrancó apenas unos minutos después del impacto del primer avión. Matías Prats (Antena 3), Ana Blanco (TVE 1) y Àngels Barceló (entonces en Telecinco, actualmente en La SER) recuerdan como si fuera ayer el día más intenso de su carrera.

Al contrario que a sus compañeros de TVE-1 y Antena 3, a Àngels Barceló, que entonces presentaba el informativo de Telecinco (que empezaba a las 14.30), el impacto del primer avión no le sorprendió abriendo el informativo sino cerrándolo.

Pregunta. ¿Recuerda con qué había abierto aquel informativo?

Respuesta. Perfectamente. Yo estaba a punto de despedir el informativo que habíamos abierto con una exclusiva que murió allí mismo, una carta manuscrita del jefe de Gescartera que había conseguido el redactor de economía. Pero poco antes de las 15.00 me avisan por el pinganillo de que había un incendio en una de las torres del Wall Trade Center. Me pareció bien como imagen de cierre del informativo. Y así hicimos, contamos que había un incendio y nos despedimos.

P. ¿Y después?

R. Después de eso fue una auténtica locura. Volvimos otra vez a plató. Y en ese momento el segundo avión se estrella contra la segunda torre pero yo creí que era una repetición del primer avión... Y Juan Pedro Valentín, que era el director de informativos, me empezó a decir desde el pinganillo: "¡Que no es una repetición, es en directo!". Yo no me podía creer que eso estuviera pasando. Y no me moví más del plató.

P. ¿Era consciente de la magnitud de lo que estaba pasando?

R. La verdad es que no fui consciente de lo que estaba narrando hasta que me levanté a las 12 de la noche. Yo después me he escuchado y otros compañeros de la radio que también lo hicieron coinciden conmigo. Lo narramos todos como con... no era frialdad, pero como con poca emoción en la palabra. Y yo creo que es porque no dábamos crédito a lo que estábamos viviendo. Nos quedamos sin adjetivos, no podíamos asimilar lo que estábamos viviendo.

P. ¿Tuvo especial cuidado con no asustar?

R. Lo intenté, sobre todo en los momentos de más confusión. Que si se había estrellado uno en Pensilvania, las amenazas, desalojos... Hubo momento horrorosos, pero la consigna era no exagerar, sino contar lo que supiésemos. A veces era terrible, tenía que decir: "Señores, no sé exactamente qué está pasando".

P. ¿Cómo se vivió en redacción?

R. Más tarde me contaron que se quedó todo el mundo colgado de las imágenes y Valentín se enfadó. 'Pero bueno, ¿queréis ayudar a Àngels?', les decía. Pero yo lo entiendo, estaban como todo el mundo: bajo schock.

P. ¿Se levantó alguna vez?

R. No, y no bebía agua para no tener que ir al baño. Lo hice del tirón. Y cuando me levanté me temblaban las piernas. Tenía una sensación de irrealidad... Cuando llegué a casa esa noche, me puse una copa de vino y puse la CNN e intenté entender lo que yo misma había estado contado.

P. ¿Qué fue lo más terrible?

R. Ver a gente tirándose por la ventana y las caras de terror de los neoyorkinos en la calle. Cuando se desplomaron las torres fue tan espectacular que no era ni humano, no te dabas cuenta de que dentro había tantas personas. Recuerdo ver al día siguiente el esqueleto de las torres, que yo conocía perfectamente... Se me sigue poniendo la carne de gallina.