Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noruega honra a las víctimas de los atentados de Oslo y Utoya

El rey Harald V pide la construcción de una sociedad abierta a la multiculturalidad

Las 77 víctimas de los atentados del 22 de julio en Oslo y Utoya han sido recordadas esta tarde en una ceremonia conmemorativa en la capital noruega. El rey Harald V ha encabezado el homenaje al que han asistido algunos de los supervivientes y ha expresado que para honrar a quienes murieron es necesario construir una sociedad que viva en medio de la multiculturalidad y la libertad. "Perdimos a 77 personas que querían dar lo mejor para la sociedad. Tenemos que honrarlas defendiendo los valores por los que lucharon", ha dicho el monarca.

Ha pasado un mes desde que el ultraderechista Anders Behring Breivik hiciera explotar un coche bomba en el centro de Oslo y después disparara contra los jóvenes asistentes a un campamento del Partido Laborista en la isla de Utoya. El monarca noruego ha señalado que después de los atentados los ciudadanos de su país se han fortalecido y reconoció las labores de los equipos de rescate, quienes fueron criticados por llegar con retraso a la isla de Utoya. "Está claro que para mí han hecho todo lo posible por ayudar".

El rey Harald V ha mencionado que "la libertad es la mayor seguridad" y animó a los noruegos a "confiar los unos en los otros". En el homenaje se ha anunciado la creación de una asociación para defender los intereses de los afectados por la tragedia, llamado "Grupo de apoyo nacional por los sucesos del 22 de julio". Durante la ceremonia se han mencionado los nombres de las víctimas y se han mostrado sus retratos, por lo que algunos de los asistentes han soltado el llanto.

El primer ministro, Jens Stoltenberg, ha pedido a los noruegos luchar contra la violencia por medio de la democracia sin importar su origen o religión. "Cada uno de nosotros puede defender la libertad. Juntos haremos una unión irrompible de ayuda, democracia y seguridad. Es nuestra defensa contra la violencia", ha dicho emocionado.

La ceremonia ha reunido a 6.000 invitados entre los que han estado la princesa Mette-Marit, quien perdió a su hermanastro en la masacre de Utoya, así como representantes de los gobiernos de países nórdicos. La reunión es parte de una serie de tres días de homenajes para las víctimas, que incluyó una visita de los supervivientes a la isla de Utoya, ayer.

Un superviviente de la masacre de Utoya, Buria Jamil, ha expresado la importancia de haber regresado ayer a la isla. "Lloramos, nos pusimos tristes. Fue muy fuerte desde el punto de vista emocional y especial ver los sitios donde dispararon a nuestros amigos. Volvimos a Utoya para recuperarla", ha comentado a EFE.