Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Estoy muy triste porque los que me han hecho esto son niños"

Haziq comparece ante la cámara después de haber sido operado de su rotura de mandíbula. La agresión fue grabada y ha dado la vuelta al mundo como una de las escenas más dramáticas de los disturbios de Londres. - Un joven de 20 años ha sido arrestado como sospechoso del atraco

"Estoy muy triste porque los que me han hecho esto son niños"
EL PAÍS

Tumbado en la cama que le ha asignado el Royal Hospital de Londres, Ashraf Haziq habrá tenido, a buen seguro, la oportunidad de verse en televisión varias decenas de veces desde que unos chavales le rompieron la mandíbula y le sustrajeron el contenido de su mochila el pasado lunes. Según ha informado la policía, han detenido a un joven de 20 años como sospechoso del robo durante la agresión. Convertido casi en un icono de los disturbios que asolan varias ciudades inglesas desde el sábado, Haziq ha pasado a convertirse en la cara más visible de 'los buenos'; de ese grueso de la ciudadanía sin ningún interés en llevarse gratis una pantalla plana a su casa y que suspira por volver a tener un país en paz.

El primer ministro británico, David Cameron, ha dicho sentirse "asqueado" por lo que le han hecho a este estudiante malayo de 20 años. A Haziq le dieron una paliza, le rompieron la mandíbula y le robaron la cartera, una videoconsola portátil PSP y otros dispositivos electrónicos que encontraron es su mochila unos chicos que, al principio, fingían interesarse por su estado de salud. "Eran jóvenes, algunos estarían incluso en primaria", ha dicho la víctima, esta vez algo más sonriente, en un nuevo vídeo grabado en la habitación de su hospital y publicado en la web del periódico The Guardian.

Haziq, que acaba de someterse a una intervención quirúrgica para la reconstrucción de su mandíbula, asegura que "todos estaban encapuchados y querían robarle la bicicleta". Hasta le amenazaron con un cuchillo."Estoy triste por la gente que me ha hecho esto. Es muy triste porque la mayoría de ellos eran niños".

Su amigo, que es el responsable de la grabación y de su subida a la comunidad de vídeos Youtube, estaba escondido y presenció toda la escena, que terminó con un Haziq en pie, en soledad y desorientado, sin saber qué hacer. Como la mayoría de los ingleses estos días.