Detenido el viceministro de Turismo de Brasil por corrupción

La operación 'Voucher' desarticula una red de desvío de fondos públicos que implica a, por lo menos, 38 funcionarios

El viceministro de Turismo de Brasil, Frederico Silva da Costa, está entre los 38 detenidos en un operativo de la Policía Federal brasileña para desarticular una red de corrupción y desvío de recursos públicos. La cartera ha adquirido mayor importancia debido a los preparativos del Mundial de Fútbol que se celebrará en el país sudamericano en 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en 2016.

Además de Silva de Costa, resultaron detenidos el secretario nacional de Programas de Desarrollo, Colbert Martins da Silva; el expresidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), Mario Moysés; y varios funcionarios del Instituto Brasileño de Desarrollo de Infraestructura Sustentable (Ibrasi), dedicado a la formación de profesionales en turismo.

Más información
"Brasil ya no es un pasajero, ahora somos conductores"
La prensa se convierte en el paladín contra la corrupción en Brasil
"El problema de la corrupción nunca ha sido tan serio como ahora"
El Senado de Brasil suma esfuerzos a la batalla contra la corrupción
La playa de Copacabana se llena de escobas para protestar contra la corrupción

La operación policial, denominada Voucher, acusa a los detenidos de haber establecido un mecanismo para desviar fondos en operaciones internas del ministerio, sobre todo en cursos de formación para profesionales de turismo. Según la policía, el ministerio firmaba contratos sin licitación pública y por precios por encima del valor del mercado con el Ibrasi, que al parecer no tenía condiciones técnicas para ofrecer los servicios contratados. La policía ha detenido en total a 38 personas entre directores, funcionarios y empresarios.

La presidenta Dilma Rousseff, que se encuentra entre el fuego cruzado de una serie de supuestos escándalos de corrupción en varios ministerios de su Gobierno, ha convocado a Brasilia al ministro de Turismo, Pedro Novais, que se hallaba en Sâo Paulo, para que dé explicaciones inmediatamente.

La corrupción ha obligado ya a dimitir a dos importantes ministros del Gobierno de Rousseff, el de la Casa Civil, Antonio Palocci, y el de Transportes, Alfredo Nascimento. Otros ministros como el de Agricultura y ahora el de Turismo, están expuestos a tener que renunciar debido a las denuncias de presuntos desvíos de algunos de sus subalternos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

También esta vez fue un medio de comunicación, el diario O Globo, el que antes de la operación policial había denunciado los presuntos actos de corrupción dentro del Ministerio de Turismo.

El lunes un grupo de fiscales decomisó los discos duros de varios ordenadores del Ministerio de Agricultura, cuyo titular, Wagner Rossi, fue convocado al Congreso y ante la Comisión de Ética de la Presidencia para que se pronuncie sobre diferentes acusaciones de corrupción. Desde julio, además, han sido destituidos cerca de 25 funcionarios del Ministerio de Transportes en una operación de depuración por denuncias de corrupción en esa cartera.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ayer durante la toma de posesión del nuevo ministro de Defensa, Celso Amorim
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ayer durante la toma de posesión del nuevo ministro de Defensa, Celso AmorimEVARISTO SA (AFP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS