Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro escándalo de escuchas salpica al 'News of the World'

El tabloide está acusado de haber espiado a la madre de una víctima de un pederasta

Si por algo pasó a la historia Rebekah Brooks como directora del News of The World fue por la llamada Ley Sarah: la normativa que el periódico forzó tras una larga campaña defendiendo el derecho de los padres a saber si una persona que está en contacto regular con sus hijos menores de edad tiene antecedentes por delitos sexuales. La ley, cuya aplicación está en fase de pruebas, tiene su origen en el caso de Sarah Payne, una niña de ocho años asesinada en 2000 por un hombre que tenía antecedentes de delitos de pederastia.

Hoy se ha sabido que la madre de la niña, Sara Payne, pudo haber sido espiada por News of The World. Phoenix, una organización sin ánimo de lucro vinculada a la señora Payne, ha anunciado que la policía le ha confirmado que un teléfono suyo figura en las notas de Glenn Mulcaire, el investigador privado autor de las escuchas del dominical de Rupert Murdoch. En un principio Scotland Yard aseguró que Sara Payne no estaba en la lista de personas que podían haber sido espiadas. Ahora se sabe que entre los teléfonos que tenía anotados Mulcaire figura uno que Rebekah Brooks le había regalado a Sara Payne para facilitarle el contacto con sus seguidores.

Aunque nada hace pensar que Rebekah Brooks le hiciera llegar ese teléfono con la intención de que fuera espiada, el episodio añade nuevas dudas sobre qué sabía de las escuchas la entonces directora del tabloide, que se implicó personalmente en la campaña por la Ley Sarah. Brooks dimitió el 17 de julio de su cargo de consejera delegada de News International, que agrupa los intereses de Rupert Murdoch en el mercado británico. Aconsejado por su hijo James, Murdoch cerró el News of The World para atajar la crisis, sin éxito.

El consejo de administración de BSkyB, la cadena de televisión vía satélite controlada por News Corporation, ha ratificado a James Murdoch al frente de la compañía por unanimidad, desoyendo así las peticiones de cese de algunos pequeños accionistas. BSkyB ha estado en el centro de la polémica del News of The World porque el escándalo ha obligado a Rupert Murdoch a dar marcha atrás en su proyecto de hacerse con el 100% del capital de la compañía, de la que ahora posee ya el 39%. Algunos intentan aprovechar el escándalo para conseguir que el regulador británico obligue a los Murdoch a dejar BSkyB.