Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro rebelde libio reclama en Madrid ayuda financiera urgente

Los representantes de Bengasi descartan sentarse a negociar si Gadafi no renuncia antes al poder

"Todo el mundo habla del postgadafismo, como si el régimen ya hubiera caído, pero para nosotros lo más importante no es el día después, sino el día antes". Con estas palabras, Mahmud Jibril, presidente del Comité Ejecutivo del Consejo Nacional Transición (CNT) -es decir, primer ministro de los rebeldes libios- ha puesto de manifiesto hoy en Madrid la dramática situación sobre el terreno de un conflicto que se prolonga ya más de tres meses sin que Gadafi dé signos de arrojar la toalla. En su primera visita a España, Jibril ha reclamado ayuda financiera urgente para el Gobierno de Bengasi y ha advertido de que si este no es capaz de atender las necesidades básicas de la población, perderá legitimidad y se producirá un vacío cuando colapse el régimen de Trípoli, un horizonte al que no se ha atrevido a poner fecha.

El dirigente rebelde ha invitado a las empresas españolas a que inviertan fondos en la reconstrucción del país

También la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha admitido que no basta con reconocer al CNT como "representante legítimo del pueblo libio", lo que ya han hecho unos 40 países, incluso España, sino que hay que prestarle apoyo financiero "de forma urgente". El Gobierno español, ha agregado, está dispuesto a "estudiar todas las posibilidades", desde el desbloqueo de los fondos de Gadafi congelados en España hasta la concesión de créditos avalados con los mismos.

Para Jibril, es indiferente la fórmula elegida, lo urgente es acceder a esos fondos, cuyo volumen no ha querido revelar para no incomodar a sus anfitriones. Más sorprendente aún: la propia ministra española ha asegurado ignorar su cuantía. Fuentes de la delegación libia la cifran en "miles de millones de dólares", mientras que medios gubernamentales españoles hablan de algo más de 100 millones de euros en activos y depósitos bancarios titularidad del fondo soberano libio. La explicación a esta discrepancia radica en que el CNT contabiliza también las propiedades inmobiliarias y, sobre todo, los pagos que la petrolera española Repsol deposita regularmente en una entidad financiera en cumplimiento de sus obligaciones contractuales en Libia y que van engrosando el montante congelado.

El dirigente rebelde ha invitado a Repsol y a la constructoras españolas que operaban en Libia antes de la guerra a que regresen de inmediato e inviertan los fondos congelados en la reconstrucción del país; algo que difícilmente harán sin garantías de que no deberán enfrentarse a posteriores reclamaciones. Para animarlas, Jibril ha subrayado que el CNT se ha comprometido a respetar los contratos con compañías extranjeras firmados por el régimen de Gadafi, siempre que no vayan "en contra de los intereses del pueblo libio".

Saliendo al paso de los rumores sobre negociaciones clandestinas entre Trípoli y Bengasi, Jibril ha insistido en que hasta ahora solo ha habido contactos con emisarios de Gadafi portadores de mensajes contradictorios sobre su voluntad de abandonar el poder. Esta última es la condición inexcusable para que el CNT se siente a negociar. "Si no está dispuesto a dimitir, no nos interesa en absoluto", ha subrayado. En cambio, no ha descartado que Gadafi pudiera quedarse en Libia apartado de cualquier actividad política. "Lo que la comunidad intenacional de plantearse qué hace si Gadafi dice que no abandona el poder", ha advertido.

Mientras tanto, los rebeldes están dispuestos a mantener la presión militar, con apoyo de los bombardeos de la OTAN, durante el Ramadán, que este año coincide con agosto. "La autodefensa no va por temporadas, cuando te atacan hay que defenderse", ha alegado, antes de extenderse en consideraciones teológicas sobre el significado del mes sagrado musulmán.

Jibril ha llegado a Madrid acompañado por sus ministros de Hacienda y Petróleo y de Sanidad; quienes tienen previsto reunirse con responsables españoles de ambos ministerios. La delegación rebelde se reunirá esta tarde con el responsable de Política Internacional del PP, Jorge Moragas, y mañana por la mañana será recibida por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero.