Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dimisión del director ejecutivo de la empresa Dow Jones agrava la situación de Murdoch

Es la segunda renuncia en un día tras la dimisión Rebekah Brooks, consejera delegada de News International, rama británica de News Corporation.- Está convocada el martes a declarar en la Comisión de Cultura del Parlamento británico junto a Rupert y James Murdoch por la trama de escuchas

En un solo día, News Corp, el grupo de comunicación del magnate australiano Rupert Murdoch, ha sufrido la dimisión de dos de sus responsables, afectados por el escándalo de las escuchas ilegales en Reino Unido que acabaron con el cierre de News of the World. El último en dimitir ha sido Les Hinton, presidente de News Internacional -la filial británica de News Corp- durante el período en el que se produjo el pinchazo de teléfonos de políticos, de la casa real británica o de familiares de soldados fallecidos en Afganistán.

"He observado con pesar desde Nueva York cómo se ha ido desvelando la historia the News of the World", dice Hinton en su carta de dimisión. "Que yo ignorase lo que aparentemente estaba pasando es irrelevante. En las actuales circunstancias, siento que lo apropiado es dimitir y disculparme con los que se han sentido dañados por el escándalo de News of the World", añade.

Actualmente, Hilton era director ejecutivo de la agencia de información financiera Dow Jones, la mayor empresa del imperio Murdoch en Estados Unidos, propietaria también de The Wall Street Journal. A lo largo de su carrera, ha ocupado varios altos cargos en News Corporation, desde director de la cadena de televisión Fox hasta jefe de la división de periódicos estadounidenses del grupo, que incluye el diario New York Post.

Horas antes, se producía la dimisión de la exdirectora de News of the World Rebekah Brooks como directora ejecutiva de News International -puesto ocupado anteriormente por Hinton-.

Brooks ha estado en el disparadero de las sospechas en el marco del escándalo de escuchas telefónicas que ha sacudido el Reino Unido las últimas semanas. La periodista, que ha protagonizado una escalada fulgurante en el emporio del magnate de origen australiano, del que es una persona cercana, estaba a los mandos del tabloide sensacionalista cuando el teléfono móvil de la menor Milly Dowler, secuestrada y asesinada en 2002, fue objeto de pinchazos telefónicos. Este caso, revelado por The Guardian, desató la semana pasada una tormenta que todavía amenaza al grupo de la familia Murdoch y la prensa británica.

"Como podéis imaginar, los últimos tiempos han sido difíciles", ha explicado en un comunicado la propia Brooks, de 43 años. "Ahora necesito concentrarme en corregir las distorsiones y refutar las alegaciones en relación con mi trabajo como periodista, editora y ejecutiva". En la nota, Brooks ha aclarado que su renuncia fue enviada a Rupert y James Murdoch, que los dos discutieron su decisión, pero acabaron aceptándola.

James Murdoch, presidente de News International, informó hace unos días de que Brooks abandonaba la investigación interna que hasta entonces dirigía en torno a la trama de pinchazos.Tom Mockridge, responsable hasta ahora de Sky Italia, será su sustituto. El primer ministro británico, David Cameron, que mantiene una buena relación con Brooks, ha afirmado antes de hacerse pública la noticia que él aceptaría su renuncia si se la presentase.

Rebekah Wade, como se llamaba de soltera, llegó al News of The World con veintipocos años. Enseguida dio el salto a The Sun, el verdadero poder fáctico de Murdoch en la política británica, y con 29 años volvió a News of The World... como directora. Tres años después, en enero de 2003, se convirtió en la primera mujer directora de The Sun. Pero su meteórica carrera aún no había tocado techo: en junio de 2009, Rupert Murdoch anunció su elevación al cargo de consejera delegada de News International.

Brooks aceptó precisamente ayer el requirimiento de la Cámara de los Comunes para asistir a un interrogatorio el martes 19 de julio en la comisión que investiga el escándalo de las escuchas telefónicas. También comparecerán ante el Parlamento el propio Rupert Murdoch y su hijo James, actual máximo responsable de News International.