Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los manifestantes de la plaza Tahrir se cobran un nuevo triunfo político

Dimite el viceprimer ministro egipcio, Yehia el Gamal.- La renuncia sigue al anuncio de remodelación del Gobierno hecho ayer por el primer ministro

El viceprimer ministro egipcio, Yehia el Gamal, ha dimitido hoy martes de su cargo, según ha anunciado el jefe del Gobierno, Esam Sharaf, en su página de Facebook, en la que ha explicado que ya ha aceptado la renuncia del "número dos" de su Ejecutivo. La salida de El Gamal del Gabinete era una de las principales reclamaciones de los manifestantes que desde el pasado viernes han vuelto a tomar la plaza Tahrir de El Cairo para reclamar mayor rapidez en las reformas.

"Se acepta la dimisión del doctor Yehia el Gamal como viceprimer ministro", es el escueto comunicado con el que Sharaf ha anunciado una noticia que los observadores esperaban tras su alocución televisada de anoche, en la que anunció una remodelación ministerial "en el plazo de una semana" con el fin de "preservar la revolución".

La creciente presión de los manifestantes de la plaza Tahrir (Liberación) desbordó hoy los límites del recinto y movilizó a miles de personas, que marcharon hasta la sede del Gobierno en protesta por el papel del Ejército en la transición de poder y para pedir la dimisión de su jefe, el mariscal Husein Tantaui, líder del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, la junta militar que gobierna Egipto desde la caída del presidente Hosni Mubarak el pasado febrero.

Miles de egipcios en la calle

Con su alocución televisada del lunes, Sharaf pretendió dar respuesta a algunas de las reclamaciones de los manifestantes de Tahrir, a imitación de los cuales miles de egipcios han salido a la calle desde el pasado viernes, sobre todo en El Cairo, Alejandría y Suez. Asimismo, Sharaf prometió susituir a los gobernadores del país antes de finales de julio, y aseguró que ha encargado al Ministerio del Interior apartar en un plazo máximo de 15 días a los policías implicados en crímenes contra los manifestantes en los 18 días de la revolución, que obligó a renunciar a Mubarak el 11 de febrero.

Otra de las promesas del primer ministro ya se había cristalizado hoy con la orden por el Consejo Supremo de Justicia de permitir el acceso al público y de retransmitir por pantallas los procesos contra altos cargos del régimen de Mubarak acusados de corrupción y asesinato de manifestantes.