Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cubanos podrán comprar y vender casas y coches antes de fin de año

El diario oficial 'Granma' publica hoy las nuevas disposiciones, aprobadas en el pasado Congreso del Partido Comunista

Antes de fin de año los cubanos podrán vender y comprar casas y también automóviles, según una nueva política del Gobierno de Raúl Castro que eliminará numerosas prohibiciones existentes y simplificará los trámites para el traspaso de estas propiedades en la isla. Así lo ha informado informó hoy el diario oficial Granma, al dar cuenta de una reciente reunión del Consejo de Ministros en la que se anunció que se trabaja en estos momentos en la "confección de una nueva Ley general de la Vivienda", que clarificará la maraña de decretos y reglamentos que hoy convierten en un verdadero calvario la permuta, donación o transmisión de los derechos sobre las casas en la isla.

Granma revela que, además de la Ley de Vivienda, en la actualidad existen en vigor cinco decretos-leyes, dos decretos y 180 disposiciones de menor rango que regulan la realización de estos trámites, que hasta ahora prohibían la compra-venta de casas entre los particulares.

La liberalización de la compra-venta de viviendas era una de las demandas más reclamadas por la población y ahora será posible aunque con limitaciones. Granma informa de que "se mantiene" el principio de que "una persona no puede ser propietaria de más de una vivienda", mientras que el cubano titular de una casa que emigra "definitivamente" sólo puede ceder la casa de su propiedad a "los cónyuges, excónyuges y familiares hasta cuarto grado de consanguinidad siempre que hayan convivido permanentemente con el propietario durante cinco años".

En cuanto a los automóviles, se permitirá su donación y compraventa entre cubanos y extranjeros residentes permanentes en la isla, y se podrá adquirir más de un vehículo sin importar su año de fabricación. Hasta ahora las leyes establecían que sólo se podían traspasar aquellos vehículos cuya fabricación fuera anterior a 1959.

Se eliminará también la restricción de que para adquirir un automóvil el comprador tenga que donar al Estado o "dar de baja" su vehículo anterior, en caso de que lo tuviera. Para la tasación, se dice que el Estado establecerá "valores referenciales" en dependencia de la clase y año de fabricación de los autos, con el objetivo de "evitar su tasación individual" y contar con un valor mínimo para calcular los gravámenes. No se dice nada de eliminar la autorización de Gobierno que ahora es necesaria para comprar o importar un vehículo nuevo.

La política de flexibilización y autorización de compraventa de casas y vehículos fue aprobado por el último Congreso del Partido Comunista Cubano, realizado el pasado mes de abril, y según Raúl Castro, no se permitirá que se quede en "papel mojado".