Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía brasileña investiga el patrimonio del 'número 2' del Gobierno

Palocci se niega a detallar al Parlamento el aumento de su riqueza

El Ministerio Público Federal de Brasil, a través de su Fiscalía, anunció ayer la apertura de una investigación para esclarecer el súbito enriquecimiento del Ministro de la Casa Civil y número dos del Gobierno brasileño, Antonio Palocci. Todos los esfuerzos coordinados entre el expresidente Lula da Silva, el Ejecutivo y el Partido de los Trabajadores (PT) para frenar la apertura de una investigación del caso, tal y como claman los partidos de la oposición en el Parlamento, han sido en vano.

Palocci ya vivió en 2006 otro escándalo que le llevó a dimitir como ministro de Economía. La presidenta Dilma Rousseff rompió anteayer el silencio afirmando que las acusaciones contra su ministro de confianza son una tentativa de la oposición de desestabilizar al Ejecutivo.

Hasta ayer el Gobierno había conseguido contener cualquier tentativa de investigación parlamentaria. Pero el caso ha explotado por otra vía, quizá inesperada para el propio afectado. "Pese a que la prensa ha informado de un considerable crecimiento patrimonial del afectado, no se han presentado públicamente justificaciones que permitan verificar la compatibilidad de los servicios prestados con los abultados valores recibidos", reza la nota difundida ayer por el fiscal Roberto Gurgel.

El inicio de una investigación por parte del Ministerio Público podría suponer un argumento de peso para la apertura de otra investigación paralela en el Congreso, algo que afearía aun más la situación de Palocci. Lo cierto es que en Brasil nadie se explica muy bien cómo el hombre fuerte de Rousseff no ha atendido hasta ahora las demandas de información planteadas desde los grupos de oposición. El pronunciamiento hecho ayer por el fiscal desemboca inexorablemente en una pregunta: si Palocci no tiene nada que ocultar, ¿no habría sido más inteligente cortar en seco las sospechas ofreciendo toda la información que se le exige? Aunque el titular de la Casa Civil llegue a probar su inocencia, la estrategia de esperar y ver qué pasa ya le pasa una elevada factura en la prensa brasileña, que no ceja en su bombardeo diario.

Los medio brasileños, encabezados por el rotativo Folha de São Paulo, aseguran que el patrimonio de Palocci se multiplicó sospechosamente por 20 entre 2006 y 2010. Buena parte de este aumento patrimonial se produjo durante el periodo en que Palocci simultaneó sus funciones de diputado federal con la dirección de su propia empresa de consultoría, aun activa y dedicada a la gestión de su patrimonio. La oposición acusa a Palocci de haber atendido durante varios años a clientes sensibles, como las aerolíneas brasileñas Gol y Azul, o de haber conseguido para la empresa WTorre una devolución millonaria en tiempo récord de la Hacienda brasileña. Tanto la oposición como el Ministerio Público creen que hay indicios suficientes para abrir una investigación bajo la sospecha de un delito de tráfico de influencias.