Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Strauss-Kahn se despide de sus colegas del FMI con un correo electrónico

"No puedo aceptar que el Fondo tenga que compartir mi propia pesadilla personal", asegura el exmandatario, que vuelve a declararse inocente.- Medios de EE UU informan del hallazgo de ADN del exmandatario del FMI en la ropa de la mujer que le denunció por agresión

Dominique Strauss-Khan ha querido explicar a sus compañeros de trabajo hasta hace una semana por qué renunció al cargo que ocupaba. "No puedo aceptar que el Fondo -y vosotros, queridos colegas- tenga que compartir mi propia pesadilla personal. Por eso tenía que irme".

Strauss-Khan, 62 años, dimitió la semana pasada como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) después de que una camarera de un hotel de Manhattan presentará una denuncia contra él por asalto sexual. En un correo electrónico enviado al hombre que le ha sustituido en el cargo, John Lipsky, y que solicitó que fuera reenviado al resto del Fondo, el economista y ex ministro de Finanzas de Francia lamenta "con profunda tristeza y frustración" haber tenido que marcharse "bajo estas circunstancias".

"Niego en los términos más duros posibles las acusaciones a las que me enfrento", escribe Strauss-Khan en el correo electrónico que Lipsky reenvió a los trabajadores el domingo por la noche a sus cuentas del organismo internacional. "Confío en que la verdad prevalecerá y seré exonerado", prosigue el político. Las nominaciones para sustituir al ya ex director gerente estaban empezando a llegar al Fondo este lunes, con una dura pugna abierta entre Europa y los países en desarrollo, que consideran que ha llegado la hora de acabar con una norma no escrita de que sea un europeo el que presida el FMI.

Straus-Khan abandonó el viernes la cárcel de Rikers de Nueva York, donde pasó cinco noches tras su arresto -y dos noches de paso por los calabozos de una comisaría de Harlem- el sábado 14 de mayo después de que la camarera del hotel Sofitel alegara que el mandatario intentó obligarla a practicarle sexo oral. El exdirector gerente se encuentra ahora en libertad condicional en un apartamento de Nueva York -asediado por la prensa y los curiosos- que no puede abandonar y en el que vive un arresto domiciliario de 24 horas -con pulsera electrónica incluida-, siete días a la semana, custodiado por una costosísima agencia de seguridad que paga él mismo.

"Lo que la institución [FMI] ha conseguido en los pasados tres años y medio es el fruto de vuestro pensamiento, de vuestro trabajo y vuestra convicción", prosigue en el correo electrónico. "Debéis estar orgullosos de lo que habéis conseguido. Queda mucho por hacer en un momento crucial, pero lo iréis consiguiendo y yo me alegraré cuando así sea", confiesa el exmandatario de la institución financiera que decide destinos de países.

Strauss-Khan acaba su mensaje dando las gracias a los trabajadores del FMI y deseándoles suerte en el futuro. Su adiós está escrito en francés, la nacionalidad del hombre que estaba llamado a suceder al presidente Nicolas Sarkozy: "Au Revoir". Y lo firma: Dominique.