Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dominique Strauss-Kahn sale de la cárcel

El exdirector del FMI estará en arresto domiciliario y vigilancia electrónica.- El tribunal acusa formalmente al francés de delitos de agresión sexual a una camarera

El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn ha salido de la prisión de Rikers Island a las cuatro de la tarde (10 de la noche en España), según Reuters, para ser trasladado hasta un centro temporal de detención bajo vigilancia, ya que no pudo cumplir todas las condiciones de su libertad bajo fianza. Concretamente, no posee una residencia en Estados Unidos.

Los abogados de Strauss-Kahn entregaron a la Justicia de EE UU unas horas antes la fianza en efectivo de un millón de dólares y el bono garantizado por otros cinco millones para quedar en arresto domiciliario. El político francés, contra el que pesan siete cargos de abuso sexual e intento de violación a una camarera de un hotel, tendrá que estar bajo arresto domiciliario con un brazalete para mantenerle controlado en todo momento hasta que se celebre el juicio.

No se conoce cuál será el paradero de Strauss-Kahn durante estos días. Se especula con varias direcciones en Manhattan, pero se mantiene el secreto para evitar el acoso de la prensa. La firma de seguridad que se ocupa de custodiar al francés no tiene obligación de mantener a la policía informada de su ubicación.

Los abogados del ya ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) convencieron al juez de que el hasta el domingo candidato preferido de los franceses para sustituir a Sarkozy en 2012 no huirá de Nueva York. Para eso presentaron, entre otras cosas, el contrato de alquiler de un piso que la esposa de DSK, Ana Sinclair, la multimillonaria y conocida periodista francesa, ha firmado ya en Manhattan. El fiscal no estuvo de acuerdo y describió a DSK -presente en la sala, vestido con una camisa azul claro y un traje verde oliva, ojeroso y cansado- como una persona de "conducta compulsiva". También su mujer y una de sus hijas, que vive en Nueva York, siguieron la vista en la sala.

Es, por tanto, una pequeña victoria para los prestigiosos abogados penalistas que defienden al ex director general del FMI y que se enfrentan, a partir de ahora, a una verdadera batalla judicial que ya ha comenzado: este jueves, un jurado popular compuesto por 20 personas de Nueva York elegidas al azar decidió que las pruebas aportadas por la Fiscalía son suficientes como para inculpar a DSK de intento de violación a una limpiadora en una suite del hotel Sofico, en Nueva York.

El miércoles, este mismo jurado popular escuchó el testimonio de la limpiadora, que, según su abogado, Jeffrey Saphiro, insiste en que en ningún momento hubo relación sexual consentida y sí un intento de violación por parte de Strauss-Kahn al que ella se resistió. Según la prensa estadounidense, hay otros elementos acusadores: las pruebas de ADN han revelado, al parecer, rastros de arañazos en la espalda de DSK, lo que llevaría a pensar en una pelea. La policía también analiza un trozo de la moqueta de la habitación en la que la camarera, según su testimonio, escupió después de que DSK la obligara a realizarle una felación.

Por su parte, DSK, en la carta que remitió el jueves por la mañana al FMI anunciando su dimisión, niega las acusaciones y asegura que está dispuesto a emplear toda su energía y su tiempo en probar su inocencia.

Poco a poco se van sabiendo más cosas del caso: cuando la empleada del hotel entró el sábado pasado a limpiar la suite número 2806 del hotel Sofico, encontró la puerta entreabierta y había una tercera persona dentro, según reveló Le Figaro. Se trata de un camarero que, en ese momento, retiraba los cubiertos de una mesa. Según una fuente del hotel Sofico, este camarero indicó a la limpiadora que podía entrar, que la habitación se encontraba vacía. La mujer entró, empujando un carrito con productos de limpieza, y el camarero se fue. Poco después, según la denuncia, Strauss-Kahn surgió desnudo del cuarto de baño e intentó violar a la empleada. Este tercer testigo podrá aportar varios elementos cruciales. Entre otros, la hora exacta a la que ocurrió todo. Los abogados de Strauss-Kahn han sostenido que hay ciertas incoherencias en el relato policial en cuanto a esto. En principio, daba la impresión de que las cámaras de seguridad del hotel habían grabado la salida de la mujer de la habitación. Según Le Figaro, esas cámaras sólo se encuentran en la planta baja del hotel, en el vestíbulo, y no en los pasillos de las habitaciones.

Mientras, en Francia, que sigue el caso estupefacta, aún noqueada por la impresión de ver el hasta el domingo el político más prometedor acusado de violación, en el banquillo de los acusados, comienzan a calibrar las primeras consecuencias políticas de la caída del ya ex presidente del Fondo Monetario Internacional. Según dos sondeos aparecidos ayer, el gran beneficiario de la caída de DSK es su compañero de partido, el ex primer secretario del Partido Socialista francés (PS), François Hollande, candidato declarado ya para las primarias que se celebrarán en otoño.