Un incendio en una cárcel mexicana deja 14 muertos

Se desconocen las causas del fuego en un penal de Nuevo León, aunque las primeras hipótesis apuntan a que se trató de un fallo eléctrico

Un incendio cuyas causas aún se desconocen ha provocado hoy la muerte de 14 internos de la cárcel de Apodaca, penal estatal ubicado a 30 kilómetros de Monterrey, la capital de Nuevo León (noroeste de México). El fuego se desató en el pabellón psiquiátrico de la prisión y causó el desprendimiento del techo. Según las autoridades, el incidente comenzó poco antes de las cuatro de la madrugada (once de la mañana en España). En un principio los guardias intentaron sin éxito sofocar ellos mismos el incendio, pero fue hora y media después cuando pudo ser controlado.

El penal está superpoblado, por lo que el área en donde se produjo el incendio se había habilitado como dormitorio. Los 14 reos muertos estaban en un pabellón que albergaba a un total de 57 presos. Salvo algunas personas que presentaron leves síntomas de intoxicación por humo, no se ha informado de que haya reclusos ni guardias heridos.

Jorge Domene, portavoz del Gobierno de Nuevo León para temas de seguridad, ha dicho en una entrevista televisiva que los reclusos muertos estaban acusados de delitos de orden federal, que suelen ser faltas más graves. Las autoridades creen que el incendio se debió a un fallo eléctrico.

Especialistas en asuntos carcelarios señalan que las cárceles en México tienen en promedio una sobrepoblación de 60%. La investigadora Elena Azaola estima que los penales de Nuevo León rebasarían su capacidad en un 50%, mientras que las cárceles de la ciudad de México tienen 40.000 reclusos, 100% más de la capacidad para la cual fueron construidos.

Azaola afirma que "las cárceles llevan tantos años de descuido que no es de extrañar" que pasen cosas como la de esta mañana en Nuevo León. "Lo que extraña es que no surjan motines y problemas peores", agrega.

En el país hay 45.000 presos por delitos federales; de ellos 8.000 -considerados de mayor peligrosidad- están en prisiones de alta seguridad, a cargo del gobierno federal. "Esto genera constantes conflictos entre autoridades estatales y federales", señala Azaola. "Por si fuera poco, los grados de deshumanización que se viven en las cárceles, provocados por múltiples humillaciones a los reos y a sus familias, que en última instancia son quienes mantienen a los presos, hacen que antes que una solución las cárceles en nuestro país son el inicio de un problema".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Vehículos forenses entran al penal mexicano donde un incendio dejó 14 muertos
Vehículos forenses entran al penal mexicano donde un incendio dejó 14 muertosEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS