Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Referéndum en Ecuador

Correa avanza con su revolución ciudadana en Ecuador

El presidente saca adelante por referéndum una reforma de la justicia clave para reforzarlo en el poder

Las propuestas que Rafael Correa sometió a referéndum en Ecuador ayer han resultado aprobadas. Es el tercer plebiscito en sus pocos más de cuatro años de mandato y lo refuerza en el poder. La consulta proponía una gran reforma judicial que permitirá al Ejecutivo tener un mayor control sobre el sistema, y la creación de un órgano de vigilancia para la prensa que también le será útil al Gobierno para limitar la libertad de expresión. Aunque el referéndum presentaba 10 preguntas que iban desde la gran reforma judicial hasta la prohibición de los toros o los juegos de azar, la polarización política de Ecuador lo terminó convirtiendo en un examen sobre la gestión de Correa, y el presidente lo superó con holgura.

El Gobierno prevé un amplio respaldo en la consulta popular de hoy

El Consejo Nacional Electoral del país ha señalado que tras un "recuento rápido" el sí se ha impuesto. El primer conteo ha dado un margen más estrecho que el registrado en el sondeo realizado a pie de urna por una empresa privada. Oscila entre un 44 y un 49% para el sí, en función de la pregunta.

De momento Correa solo se ha posicionado respecto a los resultados difundidos por la empresa privada que lanzó el sondeo, divulgada a las cinco de la tarde local (doce de la noche en España) y que apuntaba a la victoria del "sí" con un 60% de las voces en nueve de las 10 propuestas presentadas. "Hemos ganado por más de 20 puntos", señaló. "El pueblo ecuatoriano ha vencido, la verdad ha triunfado", añadió.

Ese ha sido poco más o menos el discurso de Correa durante todo el proceso. "El poder constituyente solo le pertenece al pueblo y nadie le puede arrebatar ese derecho. Los ciudadanos y ciudadanas ejercen su derecho a transformar el presente y el futuro. Es la nueva democracia radical que vive el país", dijo el presidente al inicio de la consulta. También instó durante toda la campaña a la ciudadanía a seguir "confiando en el Gobierno de manos limpias" y prometió continuar su labor en favor de la justicia social.

Una consulta controvertida

La tercera consulta de Correa no solo ha sido cuestionada por la oposición, sino también por muchos de los aliados o exaliados del presidente. El Movimiento Popular Democrático (MPD) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) dijeron: "Esta vez no, señor prepotente".

El proyecto presidencial tampoco tuvo acogida entre los antiguos ideólogos de la "revolución ciudadana" y reconocidas figuras determinantes para el régimen. Alberto Acosta, exdirigente del oficialista Movimiento Alianza País, exministro de Energía y expresidente de la Asamblea Constituyente que aprobó la Constitución vigente, criticó severamente al mandatario: "No hay duda que Correa está dispuesto a pagar cualquier precio con tal de poder controlar la justicia: no le importa reeditar las prácticas de los gobiernos oligárquicos, solo que ahora contaría con la complicidad del pueblo ecuatoriano".

Con similar criterio, Gustavo Larrea, exministro de Gobierno, coordinador de la campaña "Esta vez No", aseguró que este referéndum viola las libertades individuales. Afirmó que esto "ni va a resolver el tema de injusticia, delincuencia y crimen organizado, ni tampoco el tema de la administración de justicia. Lo que sí implica es prohibiciones a las libertades ciudadanas y atenta contra la libertad de expresión, los derechos humanos y la presunción de inocencia". Además, "se pretende meter la mano a la justicia y atentar contra la independencia judicial". "¿Quién va a controlar ahora abusos del poder? ¿Acaso nombrar a dedo jueces no implicara controlar la justicia y, por lo tanto, que en el país reine la impunidad?", señaló.

No obstante, para Rolando Panchana, vicepresidente de la Asamblea Nacional, las expresiones de Acosta no son más que "soberbia intelectual", ya que "no puede admitir que se equivocó, no puede admitir la realidad. Y que hayamos tenido que recurrir a esta consulta popular para corregir errores de la Constitución dictada en Montecristi cuando él era presidente de la Asamblea. Por ende, se ha vuelto necesario hacer reformas". En el caso de las críticas de Larrea, para Panchana se explican porque "trata de aprovechar la ocasión para reconciliarse con la prensa, tras el linchamiento mediático y su consecuente pérdida de credibilidad cuando se lo vinculó con las FARC y otros grupos subversivos de Colombia".

Más reformas

Convencido de la victoria en la consulta, el Gobierno de Correa se prepara para acelerar las reformas con las cuales intenta sacar a Ecuador de lo que llama "la larga noche neoliberal" y consolidar el "socialismo del siglo XXI". "Resta ahora cumplir las tareas lo más pronto posible, en beneficio del pueblo", aseguró Panchana. "Y eso es lo que haremos inmediatamente".

El ministro de Exteriores Ricardo Patino señaló que, desde este lunes ya se comenzarán a ver los cambios en temas como justicia y derechos para los trabajadores. Y enfatizó que "el Gobierno continuará realizando cuantas consultas sean necesarias para lograr el avance del pueblo".

El expresidente Oswaldo Hurtado (Democracia Popular), y principal figura de una oposición incapaz de engendrar nuevos líderes creíbles, ha dicho hoy que "el fraude electoral del Siglo XXI, ya no se hace como antes metiendo votos en las urnas. Se lo hace antes de las elecciones. La propaganda del Gobierno sin límites es una forma de fraude electoral. Las cadenas infames de televisión de los últimos días calumniando a los medios de comunicación para conseguir votos a favor del Sí, es una forma de fraude electoral". En una reciente tribuna en el diario Hoy, Hurtado escribió: "Correa se encuentra empeñado en poner bajo su mando a dos instituciones que todavía no controla enteramente: la Justicia y la prensa".

Ni toros ni casinos

Con la consulta popular de hoy el Gobierno ecuatoriano también pretende prohibir los negocios dedicados a juegos de azar, tales como casinos y salas de juego, con el objetivo de evitar que estas prácticas "se conviertan en un problema social, especialmente en los segmentos más vulnerables de la población".

Además, se preguntará a los ecuatorianos si están de acuerdo con que se prohíban los espectáculos que tengan como finalidad dar muerte al animal. La cuestión es una de las que más consenso parece haber generado entre la población y se prevé que la propuesta oficial obtenga un amplio respaldo. Con ello quedarán prohibidas en Ecuador las corridas de toros, un espectáculo que lleva más de 400 años en el país andino.

Esta misma semana, muchos toreros y aficionados a la tauromaquia se manifestaron en la histórica Plaza Grande de Quito frente al Palacio de Gobierno para exigir que se respete su derecho al trabajo, su libertad y que prime la tolerancia y el respeto a una fiesta que muchos consideran de las más tradicionales.

Más información