Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton: "Fueron los 38 minutos más intensos de mi vida"

La secretaria de Estado se muestra favorable a aprobar sanciones contra Siria antes de la reunión en Roma del Grupo de Contacto para Libia, que busca vías de financiación para los rebeldes

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha contado hoy en Roma cómo vivió el asalto de las tropas de élite estadounidenses contra Osama Bin Laden, que siguió en la Casa Blanca junto al presidente Barack Obama y otros altos cargos de su administración. "No tengo ni idea de lo que estaba viendo en el momento en que se hizo la foto (en la que se le veía con la mano en la cara y expresión de miedo), quizá fuera un golpe de tos causado por mi alergia a la primavera. Pero sí puedo decirles que fueron los 38 minutos más intensos de mi vida", ha dicho Clinton en una conferencia de prensa con su homólogo italiano, Franco Frattini, celebrada en la Farnesina, la sede del ministerio de Exteriores italiano, antes de la reunión del Grupo de Contacto para Libia.

Preguntada por las críticas que muchos ciudadanos y algunos países han expresado estos días sobre la muerte violenta del líder de Al Qaeda, Clinton ha replicado. "No pienso comentar los detalles de la operación. Tengo el máximo respeto por los miembros de la administración que han dirigido la operación, que se realizó siguiendo los más altos niveles de profesionalidad. Bin Laden era un enemigo jurado de Estados Unidos y un peligro para toda la humanidad. Ha cometido crímenes en nuestro país, en Londres, Madrid, Bali y otros lugares, y hoy por fortuna vemos que sus ideas están siendo rechazadas por los movimientos populares de protesta en Oriente Medio y el Norte de África. Bin Laden era un objetivo de Estados Unidos desde hace diez años, y la intención de la operación era acabar con su liderazgo sobre el terrorismo. No tengo ninguna duda de que ahora nuestro país y el mundo son lugares más seguros".

"La muerte de Bin Laden ha enviado un mensaje inequívoco sobre la fuerza y la determinación de la comunidad internacional contra el terrorismo", ha añadido Clinton, "pero la batalla contra Al Qaeda no acaba aquí". La secretaria de Estado ha afirmado que su país "redoblará sus esfuerzos no solo en Afganistán", donde el objetivo es permitir que "en 2014 el Gobierno se pueda defender solo", sino en todo el mundo. "Queda mucho trabajo por hacer. Y todos aquellos que matan a gente inocente serán abatidos o entregados a la justicia. Ningún terrorista quedará sin castigo".

Clinton y Frattini se han mostrado favorables a "aumentar la presión" y aprobar "sanciones políticas" contra el régimen de Siria. "Debemos demostrar al Gobierno sirio que sufrirá las consecuencias de los ataques brutales contra la población", ha dicho Clinton. Frattini ha aclarado que "Estados Unidos ha decidido suspender su acuerdo marco con Siria y restringir la circulación de las personas directamente implicadas con la violencia de las últimas semanas".

Estados Unidos "valorará con atención" el acuerdo de reconciliación sellado en El Cairo entre las facciones palestinas de Hamas y Al Fatah, ha dicho también la responsable de política exterior del Gobierno de Barack Obama. "Estamos a la espera de los detalles, y al mismo tiempo somos conscientes de la vigencia del acuerdo alcanzado, pero Estados Unidos no apoyará a un Gobierno sostenido por Hamas que prescinda del respeto a los principios afirmados por el Cuarteto", ha subrayado.

Sobre Libia y Gadafi, Clinton y Frattini han explicado que el objetivo de la segunda reunión del Grupo de Contacto, en el que figuran los 22 países de la alianza que apoya la intervención de la OTAN, "es buscar una solución política al conflicto". En cuanto al apoyo económico de 3.000 millones de dólares reclamado por el Consejo Nacional de Transición libio, Clinton ha dicho que la reunión de hoy "buscará un nuevo mecanismo financiero" para dar asistencia "no letal" al gobierno rebelde con sede en Bengasi.

La secretaria de Estado ha abordado también las delicadas relaciones bilaterales con Pakistán; aunque ha reconocido que la relación no es fácil, ha definido al país gobernado por Musharraf como un "socio en la lucha antiterrorista" y ha prometido que EEUU continuará "ayudando a la democracia pakistaní".