Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán denuncia la "invasión" de su soberanía sin acusar a EE UU

El secretario de Exteriores reivindica el papel del Gobierno paquistaní y niega la supuesta complicidad de los servicios secretos con Bin Laden

El secretario de Exteriores de Pakistán, Salman Bashir, ha denunciado la "invasión de la soberanía" nacional por el asalto que el Ejército de Estados Unidos llevó a cabo para matar a Osama bin Laden el pasado domingo. Sin embargo, Bashir, número tres de un Ejecutivo que carece de ministro de Exteriores actualmente, no ha querido acusar ni denunciar la actuación militar estadounidense en su territorio.

En la primera comparencia ante la prensa de un cargo paquistaní, el número tres de Exteriores, la cara visible de esta crisis, ha dado respuesta a los tres puntos que más debate han suscitado estos días en la prensa paquistaní y mundial: el problema de la soberanía ante la acción, la posible complicidad de los servicios secretos con Al Qaeda y la capacidad de los militares paquistaníes.

En el primer punto, tal vez el más comprometido por la alianza política entre Pakistán y Estados Unidos, Bashir ha respondido con gran esfuerzo en un discurso muy cuidadoso, repleto de artilugios verbales, para defender su soberanía sin denunciar la violación del territorio por parte de EE UU. A la pregunta de si ha sido legal la acción militar estadounidense, el ministro de Exteriores ha dicho: "No digo que sea legal ni ilegal. Eso es para los historiadores".

Bashir ha sido más contundente para defender el papel del Gobierno y la Inteligencia paquistaní (ISI). También para reivindicar la soberanía paquistaní a ojos de todo el mundo, y en lo que ha parecido una velada referencia a India, a la que disputa el control por Cachemira desde la independencia de ambos países en 1947: "Que nadie se confunda: Pakistán tiene las capacidades necesarias para asegurar su respuesta. Cualquier otro país que vaya a actuar en la asunción de que tiene derecho a hacerlo se encontrará, en lo que a Pakistán se refiere, con que es un grave error".

Sobre la supuesta complicidad de los servicios secretos con Bin Laden, que estuvo viviendo seis años en la ciudad de Abbottabad, a unos 60 kilómetros de Islamabad, el responsable de Exteriores paquistaní ha negado esta "confabulación" entre el ISI y Al Qaeda. Según Bashir, la afirmación de que el ISI y el Gobierno estaban facilitando cobertura a Bin Laden es "completamente erróneo". "Incluso EE UU ha reconocido que las pistas fueron fruto de la cooperación entre el ISI y la CIA", ha añadido. "Esto es un tema que se ha ido sacando periódicamente a lo largo de los años. Es muy fácil decir que el ISI estaba compinchado con Al Qaeda. Eso es una acusación falsa. Choca con que Pakistán y muy particularmente el ISI han alcanzado durante estos años algo que no es comparable ni siquiera por lo conseguido por la CIA". Bashir ha defendido también la capacidad de los militares paquistaníes: "Pakistán tiene la capacidad inherente para defender sus recursos".

En los últimos días, la prensa, especialmente la norteamericana, se ha referido a la desconfianza entre EE UU y Pakistán a raíz de la muerte de Bin Laden. El responsable de Exteriores paquistaní ha dicho no estar de acuerdo con ello. "Nosotros entendemos estas relaciones y son relaciones estratégicas. La percepción de que se encuentran en su punto más bajo no es cierto", ha dicho. Y ha explicado algunos detalles de lo que sucedió después de la operación, de la que Washington no avisó a Islamabad. Bashir ha dicho que se dieron cuenta de la operación del comando estadounidense cuando se cayó el helicóptero. Entonces, dos F-16 despegaron y para cuando los aviones paquistaníes estuvieron sobre la zona ya se habían ido los americanos. Luego, mandaron a la policía al lugar del suceso. Terminada la operación estadounidense y tras el rastreo del Ejército paquistaní, llegó la primera llamada del almirante norteamericano Mullend llamó al general paquistaní Ashfa Kayali. Seguidamente, el presidente de EE UU, Barack Obama, llamó a su homólogo paquistaní, Alí Zardari.