Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte de Bin Laden

El fiscal de EE UU afirma que la operación fue legal

Holder evita achacar la captura de Bin Laden a las técnicas de tortura de la CIA

El fiscal general de EE UU, Eric Holder, defendió ayer sin lugar a dudas la legitimidad de la operación militar de EE UU en Pakistán que resultó en la muerte del terrorista Osama bin Laden. Las acciones fueron "legales, legítimas y adecuadas en cada manera. Las personas responsables de la operación, tanto en la decisión de llevarla a cabo como de ejecutarla, actuaron bien", sentenció Holder ante el Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes.

Holder dijo en su comparecencia que la información que propició la caza, captura y muerte de Bin Laden provino de un mosaico de fuentes diversas. Ante la pregunta de si técnicas como el waterboarding o ahogamiento simulado habían hecho posible el abatimiento del líder de Al Qaeda, Holder respondió: "No lo sé". El fiscal zanjó así una polémica que surgió después de que el ex vicepresidente Dick Cheney asegurara que la operación militar pone en bandeja el poder afirmar que el controvertido programa de interrogatorios -eufemismo para torturas- de la CIA ha dado sus frutos. Sin embargo, la Casa Blanca ha sido muy cuidadosa para evitar cualquier relación entre el éxito de la operación y las técnicas extremas aplicadas en los interrogatorios secretos de la Agencia entre 2002 y 2003, y utilizadas en Guantánamo.

Cheney reivindica la política contra el terrorismo de Bush en la captura

Ante otra pregunta, si hubiera sido mejor capturar con vida y llevar a Bin Laden a juicio Holder fue muy claro: con Osama bin Laden se ha hecho justicia. Holder, que durante años se opuso a las comisiones militares de Guantánamo y asumió el deber de cerrar esa cárcel por orden de Barack Obama, cambió de rumbo el mes pasado. Ante la imposibilidad de cerrar la prisión, anunció que esas mismas comisiones se reanudarán con el juicio al supuesto ideólogo de los ataques del 11-S, Jaled Sheij Mohamed. Las informaciones reveladas por la Casa Blanca indican que la CIA pudo haber obtenido el paradero de Bin Laden gracias a un interrogatorio a ese supuesto terrorista, capturado en 2003 en Pakistán. Holder no quiso abandonar el Capitolio sin asegurar que "la utilización de todos los recursos disponibles y las herramientas adecuadas -incluyendo nuestro sistema judicial federal- nos permitirá estar vigilantes ante las amenazas internacionales y nacionales".

Diversos miembros de la Administración anterior se apresuraron el lunes a alabar la labor de Obama y a reivindicar, de una forma más o menos patente, las políticas antiterroristas de George W. Bush. Cheney no dejó lugar para la ambigüedad, reivindicó tiempos pasados, aunque también se cubrió las espaldas. "No tengo información suficiente para hablar con autoridad de este tema pero entiendo que el programa de interrogatorios especiales que creamos produjo algunos de los resultados que nos llevaron a la captura legítima de Bin Laden", dijo Cheney en una entrevista en el canal Fox News. "Necesitamos que esas políticas se mantengan intactas para poder tener un éxito final en este campo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de mayo de 2011