Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a tiros un actor y activista israelí en Yenín

Julian Mer-Kamis, de 53 años, era un conocido activista político y defensor de los derechos de los palestinos.- En 2006 fundó en el campo de refugiados el Teatro de la Libertad

Hombres armados y enmascarados han disparado a bocajarro hasta dar muerte al actor y director teatral israelí Juliano Mer-Khamis en la ciudad palestina de Yenín.

Mer-Kamis, de 53 años, era un conocido activista político y defensor de los derechos de los palestinos, que vivía a caballo entre Haifa, en Israel, y Yenín. En el momento de su muerte se dirigía al llamado Teatro de la Libertad; el que fundó en 2006, siguiendo la estela familiar, en el campo de refugiados de Yenín. Su madre, Arna Mer, también militante propalestina, casada con un líder cristiano-palestino del partido comunista montó un grupo de teatro para los niños de Yenín, una ciudad conocida por las violentas incursiones del ejército israelí y considerada a menudo la cantera de los suicidas palestinos.

El teatro que fundara su madre fue destruido por los tanques israelíes y años más tarde Juliano Mer-Khamis lo volvió a poner en pie junto a Zakaria Zubeidi, antiguo miliciano de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, que entregó las armas a cambio de una amnistía.

El Teatro de la Libertad ha sido desde entonces escenario de numerosas obras teatrales, pero también ha servido de punto de encuentro de activistas internacionales defensores de los derechos de los palestinos.

La policía de Yenín ha indicado que han puesto en marcha una investigación para dar con los culpables. Mer-Khamis había recibido amenazas en el pasado y el teatro había sido incendiado en un par de ocasiones. Parte de la programación y de la troupe que desfilaba por el Teatro de la Libertad no era del agrado de los sectores más extremistas locales. Recelaban además de un proyecto puesto en pie por un israelí y que, pensaban, desvía la atención de los más jóvenes de la lucha contra la ocupación.

Michael Handesaltz, crítico teatral del diario israelí Haaretz, ha considerado a Mer-Kahmis "un gran actor y un ser humano extraordinario, cuya historia vital es parte de la trágica realidad de este país".