Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estado de los reactores de Fukushima

Los niveles de yodo radiactivo en el mar cerca de la central superan en 3.300 veces lo permitido.- Tepco estudia cómo drenar el agua que sigue inundando la zona de turbinas de los reactores 1, 2 y 3

Estado de los reactores de Fukushima
MARIANO ZAFRA

La situación en la central nuclear de Fukushima sigue siendo muy grave, a dos días de que se cumplan tres semanas del terremoto de magnitud 9 y el tsunami que arrasaron el norte de Japón, y que ya han causado 11.257 muertos y 16.344 desaparecidos. Los ingenieros japoneses que trabajan en la central nuclear tienen como prioridad evitar que el riesgo de radiactividad se propague, teniendo en cuenta que los niveles de yodo radiactivo en el mar cerca de la central superan en 3.300 veces lo permitido, según ha informado la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO), propietaria de la central. Tres de los seis reactores de Fukushima Daichi (central I) se mantienen en estado grave. Esta es la situación en la que se encuentra, uno a uno:

Fukushima Daichi (central I)

Reactor número 1: Se encuentra a nivel 5, es decir, "en estado grave", según la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES). El nivel de radiaciones en la superficie de charcos cercanos al edificio de turbinas de este reactor es de 0.4 milisiervers por hora. El pasado 12 de marzo, un día después del terremoto y del tsunami que asoló Japón, este reactor registró una explosión. La estructura de contención no se vió dañada pero sí la estructura de hormigón que lo protege del exterior. La novedad en este reactor es que desde ayer el agua que se utiliza para refrigerarlo está siendo distribuida por un sistema de bombeo con un generador diesel. La temperatura en la boca del alimentador de agua en la vasija de Presión del reactor reactor ha aumentado desde 273,8 grados centígrados hasta 299, mientras que en el fondo de la vasija se ha mantenido estable en 135 grados. El aumento de la temperatura registrado ha provocado un aumento en la presión del pozo seco del reactor.

Reactor número 2: Es el más afectado y el que se encuentra en una situación de más riesgo radiactivo. Emite más de 1.000 milisievert a la hora desde su base en la que se aloja el agua contaminada y en el condensador de su turbina, según ha informado la compañía eléctrica TEPCO, propietaria de la central. Al igual que el número 1, está en "estado grave", a nivel 5 según la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES). La Comisión de Seguridad Nuclear de Japón ha sugerido que la mayor actividad en el agua descubierta en el condensador de su turbina supuestamente está causada porque el agua estuvo en contacto con las barras de combustible líquido por un tiempo y fue directamente liberada en la turbina a través de una ruta desconocida. Está en marcha una investigación para saber cómo el agua se ha acumulado. Serán necesarios varios meses para conseguir estabilizar la situación en este reactor, según los expertos consultados por la agencia Reuters. La temperatura en este reactor permanece estable y la presión se ha reducido ligeramente.

Reactor número 3: Es uno de los más peligrosos de los seis reactores, ya que el núcleo contiene en su interior plutonio, en vez de uranio, un metal más peligroso en riesgo de fuga. El pasado lunes se conoció que en varios puntos de la planta se ha encontrado plutonio. Se encuentra a nivel 5 y comparte los mismos problemas que el reactor número 1 y 2. Continúa siendo refrigerado con agua de mar.

Reactor 4: Se encuentra a nivel tres, "riesgo alto" en la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES). La integridad del edificio se vió afectada por la explosión que sufrió. Hay que reestablecer la electricidad para que los operarios puedan trabajar. La inyección de agua de mar para la refrigeración ya no es necesaria. Las muestras tomadas ayer a 330 metros al sur de una salida de agua próxima a los reactores 1 a 4 de la central revelaron un fuerte incremento del isótopo 131 del yodo respecto al fin de semana, cuando llegaron a ser 1.850 veces superiores a lo normal.

Reactores 5 y 6: Se mantienen seguros y sin daños en la vasija ni en la estructura del edificio, en el que se abrió un resquicio para evitar la explosión por hidrógeno.

A 50 metros al norte de la central, cerca de los reactores 5 y 6, el nivel de yodo radiactivo detectado ayer era 1.262 veces superior los estándares legales, también el registro más alto hasta ese momento. El isótopo 131 del yodo se degrada a la mitad en ocho días, por lo que el peligro de que afecte a la vida marina en la zona es bajo, según la Agencia de Seguridad Nuclear, que recordó además que no está permitido pescar en las aguas cercanas a la central.

Los técnicos de Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la planta de Fukushima Daiichi, están estudiando varios modos para evitar que la radiactividad se filtre al mar, especialmente los isótopos más longevos del yodo o el propio plutonio.

Fukushima Daiini (central II)

Sus cuatro reactores se detuvieron automáticamente a raíz del terremoto y siguen operativos. El sistema de refrigeración alimentado por electricidad está en funcionamiento, lo que no hace necesario usar el sistema de refrigeración secundario ni la inyección de agua de mar.