Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Napolitano abronca al Gobierno y a las regiones: "Lo de Lampedusa es inaceptable"

El presidente de la República exige más solidaridad y más medios para resolver la crisis .- Unos 2.000 inmigrantes se quedan sin comida en la isla italiana

Mujeres y niños que huyeron de Libia son transportados por autobús a su llegada a Lampedusa ayer
Mujeres y niños que huyeron de Libia son transportados por autobús a su llegada a Lampedusa ayer ALBERTO PIZZOLI / AFP

El presidente de la República Giorgio Napolitano ha definido como "inaceptable" la situación en la isla siciliana de Lampedusa, donde se hacinan 6.200 inmigrantes en espera de ser trasladados por el Gobierno. Napolitano ha pedido a las regiones del país que en nombre de la cohesión y la solidaridad ayuden a la isla acogiendo a los refugiados desembarcados en los últimos días.

"Italia, las regiones italianas, no pueden dar un espectáculo de incertidumbre y división y que haya unas que aceptan recibir a los inmigrantes y otras que no", ha dicho el jefe del Estado, en evidente referencia a la Liga Norte, cuyos presidentes regionales y ministros abogan por devolver de forma forzosa a los desembarcados a sus países de origen. Además, Napolitano ha criticado la actuación del Gobierno nacional y ha afirmado que "debería haber puesto ya en días pasados los medios necesarios para sacar de la isla a gran parte de los inmigrantes".

Ayer, Napolitano había sugerido que Italia debe recordar que "ha sido un país de emigración", y hoy ha vuelto a apelar a la solidaridad, y ha pedido además a la Unión Europea "una política única sobre inmigración y asilo político". "Espero que se pueda conseguir en las próximas semanas", ha dicho.

Bossi: "Fuera de las pelotas"

Umberto Bossi, líder de la Liga Norte y ministro para las Reformas del Gabinete de Silvio Berlusconi, ha afirmado que la Unión Europea "debe intervenir con rapidez", y al ser preguntado cuál es la solución para Lampedusa ha respondido usando una vulgar expresión dialectal lombarda: Foeura di ball, literalmente "fuera de las pelotas".

Mientras tanto, unos dos mil inmigrantes se quedarán hoy sin comer en Lampedusa, ya que la sociedad que se ocupa de la acogida de los indocumentados distribuye 4.200 comidas al día y el número actual es de 6.200, ha informado el alcalde Bernardo de Rubeis.

La situación de hacinamiento de inmigrantes africanos en la isla ha llevado hoy a numerosos isleños a ocupar el Ayuntamiento, después de que ayer bloquearan el puerto para impedir la entrada de indocumentados cuyo arribo se incrementa cada día debido también al buen tiempo reinante en el canal de Sicilia.

Entre los recién llegados están 145 inmigrantes eritreos, entre ellos cinco recién nacidos, que han tenido que ser rescatados por la Guardia Costera y la Guardia de Finanzas, después de que su barco naufragara en aguas del Mediterráneo.

Los isleños han pedido que 5.000 inmigrantes sean transferidos a otros lugares de Italia y colocaron una pancarta sobre la tribuna del Ayuntamiento con el lema: "No es racismo, sino supervivencia". La pequeña isla al sur de Sicilia tiene 5.000 habitantes, que se han visto superados por los norteafricanos que llegan en pateras y barcos pesqueros huyendo del caos en sus países. Los sin papeles habitan en campamentos en condiciones deplorables, esperando ser llevados a tierra firme.

El centro de acogida está habilitado para tan sólo 800 personas, por lo que los recién llegados tienen que establecerse en las playas y en el puerto, donde las condiciones higiénicas son extremamente precarias.

"Es necesario vaciar Lampedusa inmediatamente y transferir a los inmigrantes presentes, de lo contrario la situación sanitaria en la isla, en poco tiempo, podría no estar bajo control", ha comentado Tulio Prestileo, responsable científico de la sede siciliana del Instituto para la Salud de la Población Inmigrante.

El gobernador de Sicilia, Raffaele Lombardo, pidió ayer al primer ministro, Silvio Berlusconi, que celebre un Consejo de Ministros extraordinario para afrontar la "emergencia humanitaria" declarada por el Ejecutivo ante la llegada masiva de inmigrantes.