La policía frustra una manifestación en Arabia Saudí

Cerca de dos centenares de personas tratan de llegar al Ministerio del Interior para reclamar la liberación de familiares detenidos sin cargos ni juicios.- Al menos 50 detenidos

Cerca de dos centenares de personas han tratado de manifestarse hoy en Riad, la capital de Arabia Saudí, para reclamar la liberación de sus familiares detenidos durante años sin cargos ni juicio. Antes de que pudieran congregarse frente al Ministerio del Interior, la policía les han impedido el acceso y ha detenido a unos cincuenta hombres, según relató a este diario el presidente de la Asociación por los Derechos Civiles y Políticos, Mohamed al Qahtani.

"He estado allí y he visto como más de un centenar de hombres trataban de reunirse, pero de inmediato la policía ha intervenido levantando barricadas para impedírselo", cuenta Al Qahtani por teléfono. Según este activista, "varios centenares de agentes les han rodeado", lo que ha hecho imposible la protesta. "También había unas cuarenta mujeres al otro lado del edificio", añade.

Más información
Las revueltas alcanzan los regímenes petroleros de la península arábiga
Los reformistas de Arabia Saudí, frustrados por el fracaso de las protestas
El rey Abdalá de Arabia Saudí anuncia un millonario plan de asistencia en medio de las revueltas árabes

El Gobierno reconoce la existencia de 13.000 detenidos sin juicio bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, la Asociación por los Derechos Civiles y Políticos estima que la cifra está más cerca de los 30.000. "Es rara la familia saudí que no tiene un preso político", explicaba Al Qahtani en una reciente conversación en Riad.

Arabia Saudí no reconoce el derecho de manifestación y, a raíz de las recientes revueltas árabes, incluso ha reforzado la prohibición con una fetua que declara las protestas contrarias al islam. Hasta ahora, el principal exportador de petróleo del mundo no ha vivido las manifestaciones a favor de la participación política que han alcanzado a sus vecinos Bahréin, Omán y Yemen. Sin embargo, varios grupos han enviado peticiones al rey en ese sentido. Abdalá ha respondido con el anuncio de medidas económicas millonarias para combatir el paro, la falta de viviendas sociales y las carencias de la sanidad.

Los manifestantes de hoy, que no llevaban pancartas, ni coreaban eslóganes, empezaron a llegar a la zona hacia las nueve de la mañana. Ya entonces decenas de vehículos policiales rodeaban el Ministerio del Interior para evitar que pudieran acercarse. Al principio, los agentes trataron de convencerles para que se fueran.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Les han intimidado diciéndoles que eligieran o se iban o les detenían", asegura Al Qahtani que califica de "exagerada" la respuesta policial. Unos cincuenta han sido obligados a subir a bordo de tres furgones policiales y trasladados a la prisión de Al Haer, según sus informaciones.

No es la primera vez que los familiares de los presos sin juicio se movilizan para solicitar su liberación. Desde el pasado mes de febrero, al menos en otras tres ocasiones, la última una semana antes, varias decenas de ellos, mujeres incluidas, han acudido ante el Ministerio del Interior con el mismo objetivo. Hasta ahora no se habían producido detenciones.

"El domingo anterior les pilló por sorpresa y las otras veces fueron muy pocos", señala Al Qahtani. Ese día, varios de los participantes dijeron a los policías que les observaban que habían "llegado al final del camino" y que no les importaba que les detuvieran. Lograron una promesa del viceministro de Interior para la lucha antiterrorista, el príncipe Mohammed Bin Nayef, para reunirse con una delegación de familiares de los presos, pero después de varios retrasos no ha obtenido nada concreto.

El rey Abdalá de Arabia Saudí se dirige a la nación en un mensaje televisado
El rey Abdalá de Arabia Saudí se dirige a la nación en un mensaje televisadoAFP PHOTO / HO / SPA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS