Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos trabajadores de Fukushima desaparecen tras una de las explosiones en la central

Las autoridades japonesas informan de que otras 43 personas han resultado heridas de diversa consideración o tratados por distintas dosis de radiación

Situación de los reactores de la central de Fukushima afectados por el terremoto y el tsunami.
Situación de los reactores de la central de Fukushima afectados por el terremoto y el tsunami. EL PAÍS

Han desparecido dos trabajadores del grupo que se afana estos días por controlar la desbocada situación de la central nuclear de Fukushima, en Japón, según ha informado hoy el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), que publica información actualizada que le ofrecen las autoridades japonesas. No hay más datos sobre la identidad de estas dos personas, ni sobre cómo se les perdió de vista o cómo se les está buscando. Como tampoco se ofrecen muchos detalles de los heridos o los afectados por la radiación, que han sido más de 43 personas.

El diario australiano The Sydney Morning Herald cuenta que los dos desaparecidos se encontraban el martes 15 en la zona de turbinas del reactor 4, uno de los que más preocupan y que ha sufrido cuatro explosiones desde el viernes.

Aunque el número de heridos puede aumentar, dada la delicada situación en la que se encuentra la central, hasta el momento el Gobierno japonés ha informado de que hay 23 heridos, la mayoría empleados y trabajadores subcontratados por TEPCO, la Empresa de Electricidad de Tokio y propietaria de la central. La explosión del 11 de marzo, causó 4 heridos leves, y la del 14 de marzo, 11 (entre ellos, 4 trabajadores de protección civil), de los que no se indica en qué estado se encuentran.

Siguiendo con la tónica y la impresión de que el Ejecutivo japonés ofrece el mínimo de información posible, tampoco se dan detalles sobre el estado de otros de los heridos, como uno que fue trasladado al hospital o dos que "se sintieron enfermas de repente".

Además de los heridos, hay más de 20 personas que han tenido que recibir algún tipo de tratamiento por haber estado expuestos a la radiación nuclear, que en algunos momentos ha llegado a alcanzar dosis de 400 mSv por hora dentro de las instalaciones, un nivel peligrosamente alto. Los expertos coinciden en que a partir de una exposición de 100 mSv por año, aumentan las probabilidades de padecer cáncer.

Un trabajador que realizaba labores de ventilación en uno de los reactores tuvo que ser trasladado a un centro externo para ser tratado por altas dosis de exposición a partículas radiactivas. Los trajes especiales que visten los trabajadores les protegen de las partículas beta, pero no de las gamma, para lo que sería necesario una barrera de plomo (demasiado pesado como para incorporarlo en las prendas), como nos ha explicado el experto Ted Lazo, responsable de radioprotección y gestión de residuos en la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE.

Otras 17 personas han recibido material radiactivo en la cara, pero no fueron llevadas al hospital por el bajo nivel de exposición. Dos policías tuvieron que ser descontaminados y los bomberos que estuvieron expuestos a la radiactividad están siendo analizados.