Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emperador japonés se dirige a sus súbditos para expresar su "profunda preocupación"

Es el primer mensaje que Akihito dirige al pueblo japonés en un momento de crisis - La Casa Imperial reserva estos discursos para catástrofes y cuando Japón se ha visto envuelto en una guerra

El emperador de Japón, Akihito, se ha dirigido hoy a los japoneses ante la terrible situación que atraviesa el país tras el terremoto y el tsunami que devastaron el país el pasado viernes y la amenaza de desastre nuclear en la central de Fukushima causada por el seísmo. Akihito se ha declarado "profundamente preocupado" por los impredecibles sucesos en la planta atómica, en un mensaje a la nación en la cadena de televisión NHK. También ha asegurado que reza por "la seguridad del mayor número de personas" tras el terremoto, "de una escala sin precedentes".

Es el primer mensaje (vídeo en japonés) que un emperador dirige al pueblo japonés en un momento de crisis. Esto revela la importancia de la situación y la enorme preocupación que los dirigentes japoneses tienen por lo que pueda ocurrir en la central nuclear de Fukushima y sus consecuencias. Establecida como monarquía constitucional desde la II Guerra Mundial, la Casa Imperial, desde la llegada de Akihito en 1989, ha intentado un acercamiento con el pueblo japonés, aunque, en la práctica, sigue manteniendo una postura distante y un protocolo durísimo.

La Casa Imperial reserva la intervención extraordinaria de su máximo representante para catástrofes y cuando Japón se ha visto envuelto en una guerra. El último de ellos fue tras la rendición de Japón en 1945, en la que el emperador Hirohito, padre del actual, daba por finalizada su lucha en la II Guerra Mundial. El discurso, una pregrabación hecha en palacio para la radio, se llamaría La difusión de la voz de la joya, por el dialecto arcaico que se usaba en la corte.

Akihito ha manifestado su emoción por la calma y el orden que los ciudadanos japoneses han demostrado tras el terremoto, el tsunami y el accidente nuclear: "Nos tenemos que entender y ayudar mutuamente", ha dicho el máximo representante de la casa imperial japonesa. Akihito ha mostrado su enorme gratitud por la ayuda de la comunidad internacional y los mensajes que la Casa Imperial ha recibido de todo el mundo: "Sus corazones están con nosotros".

Es extremadamente inusual que el emperador se dirija por televisión a sus súbditos. La última vez que el máximo representante de la dinastía japonesa tuvo un acercamiento al pueblo en época de crisis fue tras el terremoto de 1995 en Kobe, cuando visitó junto a la emperatriz Michiko, a los supervivientes del seísmo en el que fallecieron 6.400 personas.