Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Karangetang entra en erupción en Indonesia

Uno de los volcanes más activos de Asia ha empezado a expulsar lava pocas horas después de que se produjera el seísmo en Japón .- Ambos fenómenos naturales se han producido a causa de la misma falla

El Karangetang, uno de los volcanes más activos de Indonesia, ha comenzado a expulsar nubes de gas y lava en la islas Célebes, horas después de que un seísmo de magnitud 8,9 en la escala de Richter sacudiera el noreste de Japón y provocase un tsunami.

El 20% de los terremotos del mundo se producen en el país nipón, que está emplazado en la intersección de cuatro placas tectónicas: la norteamericana, la filipina, la euroasiática y la del Pacífico. Los bordes de éstas dos últimas coinciden la ubicación de Indonesia, por lo que ambos fenómenos naturales podría haberse producido a causa de la misma falla.

Por el momento se desconoce si ha habido daños materiales o víctimas tras la erupción del Karangetang, pero las autoridades indonesias ya han informado de que está llevando a cabo la evacuación de los residentes que viven en las aldeas del volcán.

La montaña, de 1.784 metros de altura, ubicada en la isla de Siau (norte de las islas Célebes) ha producido 41 grandes erupciones desde 1.675 . La última tuvo lugar el pasado agosto y causó la muerte de seis personas. Después de eso, los expertos volvieron a decretar el nivel de alerta máxima en octubre y se ha mantenido hasta la fecha.

No es la primera vez que Asia lucha contra un 'tsunami' y un volcán al mismo tiempo. Indonesia está asentada en el denominado "Anillo de Fuego" del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría de escasa magnitud. Sin ir más lejos, en octubre del pasado año Indonesia vivió dos desastres naturales devastadores a la vez: un maremoto y un volcán. El tsunami que azotó entonces la costa occidental de la isla de Sumatra dejó 282 muertos, 484 desaparecidos y 4.000 desplazados, mientras que la erupción del Merapi provocó que al menos 28 personas murieran y otras 91 han resultasen heridas con quemaduras en las inmediaciones de la ciudad de Yogyakarta.