Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Cisne negro' triunfa en los premios del cine independiente

La película de Darren Aronosfsky se impone esta la ceremonia aperitivo de los Oscars

Cisne negro, una película que cruza géneros, que tiene mucho de terror, de thriller y de melodrama, que bebe de La pianista, de Michael Haneke y de La mosca de David Cronenberg, se alzó ayer con los premios más importantes del cine independiente, los Spirit Awards. El filme de Darren Aronofsky logró el premio a la mejor película, a la mejor actriz, a la mejor fotografía y al mejor director.

La gala de los Spirit, aperitivo de los Oscars, volvió a la carpa de la playa de Santa Mónica donde solía celebrarse. Fue una tarde heladora, con los invitados con guantes y bufandas y con claras señas de cansancio en el rostro después de una semana frenética. El rostro casi pálido de James Franco, que obtuvo el premio al mejor actor por 127 horas (en la ceremonia también estaba el alpinista Aaron Ralston, en quien se basa la historia del filme) llamó especialmente la atención. El actor (presentador de la gala de los Oscars) había celebrado la noche anterior en un bungalow del Chateau Marmont la fiesta de la exposición que se ha inaugurado en la galería Gagosian de Los Ángeles con dos piezas suyas inspiradas en Mi Idaho privado, de Gus Van Sant. Franco, además, está grabando con dos cámaras (una de super 8 y otra de alta definición) cada detalle de todo lo que rodea a la ceremonia de los Oscars, sus ensayos, sus descansos, los descartes. Por si fuera poco, también esta semana, ha inaugurado un bar propio en Hollywood. La hiperactividad del actor, aplicado estudiante de literatura en Yale, parece no tener fin.

El mejor documental fue Exit through the gift shop pero Bansky no recogió ningún premio. Lo hizo Mr. Brainwash, personaje principal del filme sobre el artista callejero. "Bansky puede estar a tu lado. En realidad todos somos Bansky. Él es cualquiera", dijo Mr. B.

Aronosfsky, el hombre del día, recordó que la ganadora de los independientes, su Cisne negro, es un proyecto que ronda desde hace más de diez años. Siempre, explicó, le había atraído el mundo de las bailarinas porque su hermana lo es. Aunque el filme, más que de bailarinas, habla de la compleja relación de una mujer (Nina) con su propio talento, con la perfección y con su cuerpo como vehículo y víctima de todo lo que persigue.

Al preguntarle que es hoy una película independiente, el cineasta dijo que lo único que hoy puede determinar que es o no una película independiente es el control del director sobre su obra. "Lo único independiente de verdad es estar fuera de las realidades financieras y eso es difícil cumplirlo. Por eso es difícil hablar de cine verdaderamente independiente. Así que quizá sea el control o no control del director lo que nos vale como tabla de medida".