Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bahréin comienza a amnistiar a presos políticos

El rey Hamad colma una de las reivindicaciones de los manifestantes para intentar ganar tiempo y frenar la revuelta.-Entre los liberados están 23 notables chiíes acusados de conspirar contra el régimen

El régimen de Bahréin ha comenzado a liberar a presos políticos tal y como le venían reclamando desde el inicio de las revueltas las miles de personas que exigen la apertura a la democracia del emirato. Entre los amnistiados por el rey Hamad están 23 acusados de conspirar para derrocar a la monarquía a través de un golpe de estado, según ha asegurado un miembro de la oposición chií. "Es un movimiento positivo", ha valorado Ibrahim Mattar, de la formación Wefaq, quien ha confirmado que antes del amanecer alrededor de cien prisioneros ya habían abandonado sus celdas. Pero decenas más permanecen aún en prisión. Según esta fuente, entre los liberados también hay 21 condenados por delitos comunes.

La amnistía real decretada para los 23 presos acusados de conspiración es un gesto del Gobierno que puede cambiar sustancialmente el mapa de las protestas en Bahréin. Después de retirar los tanques de Manama, el rey da otro paso más para intentar que los partidos de la oposición se sienten a la mesa de diálogo propuesta por el régimen. Además, da respuesta a una de las reivindicaciones de los manifestantes, que era la liberación de los presos políticos. No obstante, desde el Centro para los Derechos Humanos se asegura que alrededor de medio millar de presos de conciencia continúan en prisión.

Acogida en la plaza de la Perla

Los 23 activistas chiíes que ahora van a ser liberados fueron arrestados entre agosto y septiembre de 2010 acusados de querer derrocar al régimen. Este grupo de 25 notables chiíes, dos de los cuales huyeron del país y están juzgados en rebeldía, se entrevistaron el pasado año en Londres con miembros de la Cámara de los Lores para expresarles las dificultades y la histórica discriminación a la que era sometida la comunidad chií. Uno de los dos activistas huídos es Hasan Mushaimma, líder del Movimiento por la Libertad y la Democracia (Haq), quien anunció hace dos día a través de Facebook que volvía al país. Algo que podría ocurrir hoy mismo. Está previsto que esta tarde todos los liberados acudan a la plaza de la Perla, convertida en símbolo de la contestación al régimen, para que los manifestantes les den la bienvenida.

La principal exigencia de la oposición es la renuncia del primer ministro, el jeque Khalifa bin Salman al Khalifa, tío del rey que lleva 40 años en el puesto. Hasta que eso no ocurra, es difícil que la crisis se desactive. Como recuerda Mattar, "estamos esperando el inicio de una reforma política" que desemboque en una monarquía constitucional.

La oposición de Bahréin logró organizar ayer la mayor protesta contra el Gobierno de los Al Jalifa hasta ahora. Decenas de miles de ciudadanos, hasta 100.000 según algunos observadores, marcharon desde el barrio de Seef hasta la plaza de la Perla. El anuncio del perdón real no evitó que los grupos más radicales siguieran pidiendo la salida de la familia real. Aunque menos ruidosos, muchos de los participantes discrepaban y resumían sus aspiraciones en tener una monarquía constitucional.