Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Baradei y los islamistas rechazan la oferta de diálogo del régimen de Mubarak

El premio Nobel de la Paz y los Hermanos Musulmanes supeditan las negociaciones a que el presidente egipcio abandone el poder

El llamamiento del primer ministro egipcio, Ahmed Shafiq, a abrir un diálogo con las fuerzas opositoras para calmar la situación en las calles y poner fin a la revuelta que desde hace nueve días reclama la salida de Mubarak de la presidencia ha caído en saco roto. Tanto el ex director del Organismo para la Energía Atómica (OEA), Mohamed El Baradei, como los Hermanos Musulmanes, la fuerza islamista con mayor respaldo social en Egipto, han rechazado hoy de plano cualquier contacto con el régimen de Mubarak mientras éste no deje el poder.

Esa misma petición ya encabezaba una lista de exigencias que la fraccionada oposición al régimen pactó hace dos días, coincidiendo con la gran marcha que el martes convirtió la plaza de la Liberación en un símbolo de la resistencia al poder de Mubarak. La condición sine qua non para abrir el diálogo, acordaron estos partidos, es que se produzca el final de la actual presidencia y que Mubarak desaparezca del mapa político abandonando el país.

Los partidos oficalistas se desmarcan

Ese rechazo frontal no es compartido, en cambio, por alguno de los partidos oficiales (tolerados) por el Gobierno egipcio. Así, según informa la cadena Al Yazira, el liberal Wafd está de acuerdo en entablar ya mismo contactos pese a que la violencia continúa e incluso se incrementa según pasan las horas. Las otras formaciones legalizadas en el país árabe, el izquierdista Tagammu y los partidos nacionalistas naseristas, se mostraron ayer en contra de tomar medidas enérgicas para pacificar los enfrentamientos que se estaban produciendo en el centro de la ciudad, informa Nuria Tesón.

Estos partidos anunciaron estar dispuestos a negociar con el Gobierno. "Hemos decidido entrar en un diálogo para responder a la invitación hecha por el vicepresidente Suleimán, (...) a fin de mantener la seguridad, la seguridad y la estabilidad de la nación y el pueblo", afirmaron en una declaración conjunta.

Ese hipotético diálogo, si es que finalmente se produce en las actuales condiciones, ha sido denunciado por los Hermanos Musulmanes. "Rechazamos cualquier resultado que salga de esa reunión", ha dicho tajante Mohammed al-Beltagi, un ex miembro del Parlamento egipcio aclarando que su partido, la Asamblea Nacional para el Cambio, respalda las condiciones enumeradas por El Baradei el pasado martes.

"Las negociaciones están condicionadas a que Mubarak deje el poder y a que se garantice la seguridad en la plaza de Tahrir (de la Liberación)", ha asegurado por su parte El Baradei en conversación telefónica con Reuters.