Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto del cacao y el café en Costa de Marfil amenaza con una subida de precios

Alasanne Outtara, presidente electo reconocido internacionalmente, utiliza esta medida de presión contra Laurent Gbagbo, que se niega a salir del Gobierno marfileño

La crisis de Gobierno en Costa de Marfil está pasando factura a los productos con más proyección fuera del país. Alasanne Outtara, después de 2 meses esperando su turno para sentarse en el principal sillón del Estado, ha decidido vetar el comercio de cacao y café al exterior durante un mes, medida que permanecerá en vigor hasta el próximo 23 de febrero. Como consecuencia, los mercados también están empezando a reaccionar. El precio del cacao, del que Costa de Marfil es el primer país productor a nivel mundial, puede alcanzar en seis meses la cifra de 2.269 libras (1671.45 euros), según Liffe, una de las principales compradoras del mercado de opciones de Londres. El precio del cacao ha alcanzadouna cifra que no se registraba en más de 30 años,en un país que exporta un 43% del cacao que se vende en todo el mundo, según los datos que maneja la Organización Internacional de Cacao (ICCO, en sus siglas en inglés)

El incremento es consecuencia directa de la orden que el pasado sábado dio el presidente Alasanne Outtara a los principales exportadores del país ordenándoles la supresión "inmediata" de las ventas: "Todos los operadores que ignoren estas instrucciones se expondrán a sanciones nacionales e internacionales", advertía un comunicado de Guillaume Soro, primer ministro del Gobierno de Outtara, que permanece encerrado en un hotel de Abiyán, la capital, y custodiado por fuerzas de la ONU, que lo respalda como presidente oficial, desde que fuera elegido el pasado 28 de noviembre.

Uno de los motivos por los que el presidente electo ha tomado la decisión de cesar las exportaciones es intentar acorralar económicamente a la administración de Gbagbo. Con el veto del cacao y el café se pone fin a la principal vía de financiación que el anterior presidente tiene para pagar a los funcionarios y a las fuerzas armadas que le son fieles, para lo que, según fuentes diplomáticas, necesita 150 millones de dólares (110,4 millones de euros) al mes.

No es la primera vez que el precio del cacao sufre las consecuencias de una crisis en el país africano. La guerra civil que sufrió el país de 2002 a 2007, con una sublevación militar y la toma por unos rebeldes de Daloa, la capital del cacao, disparó también los precios. Una de las consecuencias fue la huida de más de 5.000 trabajadores de Burkina Faso de las zonas de plantación por miedo a las posibles represalias del Gobierno marfileño.