Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile, a la caza de los gigantes turísticos

La subsecretaria de Turismo de Chile, Jacqueline Plass, pasó toda la jornada de trabajo del miércoles en la Feria de Turismo de Madrid (Fitur), adonde ha venido con una misión muy concreta encargada por el nuevo Gobierno de Sebastián Piñera. "Chile se ha puesto metas muy claras en cuanto a número de turistas e ingresos por turismo", advierte Plass. "Tenemos que hacer un trabajo de relojería para encantar a los europeos y competir con Argentina, Perú o Brasil", explica.

Plass explicaba ayer por qué un país tan diverso como Chile, paralelo a Argentina en el mapa y con los mismos kilómetros de costa, no tiene ni de lejos el mismo prestigio que sus vecinos en cuanto a destino turístico. Simplemente, no está entre las primeras opciones que le pasan por la cabeza a un español que esté planeando un viaje a Sudamérica. Según Plass, este déficit se debe a que en los últimos años las campañas de promoción de Chile han estado enfocadas a los mayoristas, a los operadores, pero no al consumidor final. "Eso es lo que vamos a cambiar", asegura. En esa estrategia, los mercados prioritarios son España, Alemania, Francia y Reino Unido.

El turismo supone el 3,3% del PIB de Chile, unos 12.000 millones de dólares. En el país andino entran 3,6 millones de turistas al año, de los que 45.000 son españoles.

Chile se presenta en Fitur sacando pecho por un reciente reportaje del diario The New York Times que recomendaba la capital, Santiago, como el destino turístico número uno para 2011. Plass asegura que, en esa estrategia de venderse directamente al turista, su país ofrece "experiencias", entre ellas "destinos únicos en el mundo". "No hay otro país con un desierto como Atacama y una Antártida".

El Gobierno chileno tiene estudiado el perfil de su cliente. "Tenemos un cliente muy sofisticado en cuanto a gustos", explica Plass. "El europeo que va a Chile es una persona que ya ha viajado mucho. Ya ha estado seguramente en África o Asia. Así que es un cliente que se informa muy bien de lo que quiere hacer y exige de acuerdo a sus expectativas". En general, calcula que "es un turista que busca naturaleza", es decir, desierto, lagos, volcanes, la Patagonia, el Cabo de Hornos o la Isla de Pascua, los destinos que cita Plass de memoria.