Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

California deja sin móvil a sus funcionarios

El nuevo gobernador de California, Jerry Brown, recortará el uso del dispositivo móvil a unos 48.000 empleados hasta el 1 de junio para tratar de frenar el desangre de sus arcas

Jerry Brown se toma el problema del déficit muy en serio. Y para empezar a hacerle frente, el nuevo gobernador de California pide ahora a los empleados públicos que no le cojan demasiado gusto al teléfono móvil que les paga el contribuyente. Casi la mitad de ellos, es decir, unos 48.000 funcionarios, se van a quedar sin el dispositivo celular de aquí al 1 de junio.

La original medida se anunció un día después que presentara el presupuesto para el ejercicio fiscal 2012, que incluye importantes recortes en el gasto y subidas de impuestos para revertir la degradación de las cuentas públicas. Pero Brown no va a necesitar que el paquete salga adelante en su Parlamento, porque es una orden ejecutiva que tiene efecto inmediato.

Con esta medida, el demócrata esperar ahorrar unos 20 millones de dólares anuales, un pico comparado con los 12.500 millones en los que va a recortar el gasto público. "Puede que no parezca que la factura de móvil sea grande, pero gastar esa cantidad, o quizás más, en teléfonos celulares no se puede justificar". "Estamos en crisis y hay que hacer ahorros que son razonables", dijo.

El Estado de California paga en este momento las facturas de 96.000 teléfonos móviles. Brown, que desde hace una semana repite como gobernador del Estado más grande del país, dice que le cuesta creer que el 40% de los empleados públicos necesiten un teléfono móvil para hacer su trabajo. "Es un número de teléfonos que te deja de piedra", remachó.

No solo se eliminarán cerca de 48.000 teléfonos. Además, espera dar con vías para reducir el uso después de la fecha guillotina del 1 de junio. Pero todo este proceso debe hacerse con cuidado, porque los operadores pueden poner importantes penalizaciones si se rompe el contrato antes de la fecha prevista, y ese coste extra podría ser mayor que el ahorro que se busca.

Incluso con una reducción a la mitad de los teléfonos móviles, uno de cada cinco funcionarios dispondrá de celular. Eso, insiste Brown, "sigue siendo mucho". La media de cada factura de móvil ronda los 35 dólares mensuales, según cálculos de su Departamento de Finanzas. "Confío en que los funcionarios entienda la medida y cooperen" concluyó el gobernador.

Al demócrata le va a tocar lidiar con un desajuste, que si no se corrige, alcanzará los 25.400 millones en el próximo año y medio. El ejercicio fiscal arranca el 1 de julio. "Se requieren sacrificios por parte de todos", dijo. El gobernador se niega a seguir con "los trucos presupuestarios de la última década", porque engordan más la deuda y ponen en peligro la incipiente recuperación.

Y en este ejercicio de responsabilidad fiscal que impera ahora en California, el gobernador quiere implicar también al ciudadano, con un voto sobre el alza de impuestos. La idea es recaudar 12.000 millones más. Si no se aprueba, advierte que habrá más recortes.