Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU investigará el origen del cólera en Haití

Los haitianos atribuyen la epidemia a los cascos azules nepalíes

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha confirmado este viernes que próximamente nombrará un grupo de expertos científicos para investigar el origen de la epidemia de cólera en Haití, que hasta ahora ha causado casi 2.500 muertos y que algunos haitianos atribuyen a los cascos azules nepalíes.

"El panel será completamente independiente y gozará de acceso completo a todas las instalaciones y personal de la ONU", ha asegurado Ban Ki-Moon en una conferencia de prensa, al tiempo que ha precisado que los detalles de esta iniciativa se proporcionarán más adelante. El máximo responsable de Naciones Unidas ha asegurado que quieren "hacer todos los esfuerzos posibles para llegar al fondo del asunto y encontrar las respuestas que el pueblo haitiano merece".

El anuncio de la creación del grupo de expertos ya fue adelantado por el subsecretario general de la ONU para Operaciones de Paz, Alain Le Roy, el pasado miércoles. Al igual que Le Roy entonces, el secretario general ha resaltado que todas las pruebas realizadas en la base nepalí de la misión de la ONU en Haití -Minustah- en Mirebalais, en el este del país, han resultado negativos. "Pero permanecen dudas justificadas y preocupaciones legítimas que exigen la mejor respuesta que pueda proporcionar la ciencia", ha agregado.

Graves disturbios

El resultado de la investigación de los expertos puede tener graves implicaciones para el futuro de la Minustah, ya que las sospechas de que fueron sus miembros quienes llevaron el cólera al país motivaron graves disturbios el mes pasado. En noviembre, el Centro para el Control de Enfermedades de EE UU halló una gran similitud entre la cepa de cólera de Haití y una cepa del sur de Asia.

Al inicio de la propagación de la enfermedad el pasado octubre, las autoridades sanitarias afirmaron que se trataba de una epidemia "importada" y que el río Artibonite, que atraviesa las zonas donde se detectaron los primeros casos, había sido "contaminado". Más tarde, el estudio de un epidemiólogo francés apuntó al vertido de heces fecales de la base nepalí como el origen del brote, aunque otros informes han señalado otras posibles causas.

Apesar del interés en esclarecer el origen de la epidemia, Ban Ki-Moon ha resaltado que la prioridad del organismo sigue siendo salvar la vida de los enfermos repartidos por los 10 departamentos del país, que ya suman 112.330. Al mismo tiempo, ha lamentado que el programa de acción que puso en marcha la ONU el mes pasado para atajar la epidemia haya recibido hasta la fecha sólo el 21% de los fondos solicitados."Haití necesita más doctores, enfermeras y material médico, y lo necesita con urgencia", ha apremiado.