Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tercios de los militares no se oponen a que haya homosexuales en el Ejército de EEUU

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, hace público un informe sobre la ley conocida como 'Dont Ask Dont Tell'

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, acaba de hacer público el informe que se le encomendó hace diez meses para estudiar la reacción entre los militares sobre que gais y lesbianas sirvan en las filas libremente. Gates ha comunicado que más de dos tercios de los militares están a favor de que se acabe con la ley conocida como Dont Ask Dont Tell (No preguntes, No digas) que en 1993 estableció que los homosexuales pudieran integrar el estamento militar siempre y cuando no declarasen su condición sexual. A cambio, nadie tenía derecho a preguntarles por ella.

Con la llegada de Barack Obama al poder, la Administración demócrata se comprometió a acabar con tan anacrónica legislación . El pasado mes de febrero, Gate anunciaba su compromiso con el proyecto presidencial y le daba todo su apoyo. Hoy ha presentado sus conclusiones, entre las que se encuentra que la mayor resistencia a que existan gais y lesbianas en el Ejército proviene de las tropas que normalmente entran en combate activo, sobre todo de los marines. El secretario de Defensa ha asegurado que el Pentágono será cuidadoso y analizará, por ejemplo, detenidamente opciones en asuntos delicados como dónde residirán los soldados.

La ley Dont Ask Dont Tell debe de ser revocada y debe morir en el Congreso, asegura Gates, que ha insistido en que el cambio sea legislativo. "No nos arriesguemos a que sean los juzgados los que revoquen esta ley, sin un plan de transición que nos beneficie a todos", ha finalizado.

Hace casi 20 años que una ley condenó al silencio a los homosexuales que servían en las fuerzas norteamericanas. Desde entonces, más de 11.000 militares se han visto forzados a renunciar al uniforme debido a su orientación sexual.