Irán y sus vecinos

Los 'pasdarán' utilizan la Media Luna Roja iraní para sus operaciones encubiertas en Irak y Líbano

Una fuente revela que los envíos de materiales sanitarios sirvieron para facilitar el transporte de armas

Los servicios secretos iraníes y los pasdarán utilizaron la Media Luna Roja iraní como cobertura para infiltrar agentes en Irak, los Balcanes y Líbano, según confía un antiguo empleado de esta institución en una entrevista con Ramin Asgard, el director de la oficina para Irán que EE UU tiene abierta en su Consulado de Dubái (documento 174875). "En vísperas de la intervención estadounidense en Irak, a principios de 2003, un agente de los servicios secretos iraníes pidió 'dos o tres certificados profesionales para oficiales de la Fuerza Qods' [la unidad de la Guardia Revolucionaria encargada de exportar la revolución islámica]", declara la fuente según el informe del funcionario norteamericano. "Una vez iniciada la guerra, el número de oficiales de Qods que buscaron cobertura de la Media Luna Roja iraní aumentó a entre 10 y 30".

Más información
Detener a Irán a cualquier precio

De acuerdo con la fuente, el responsable de esa gestión se negó a firmar los documentos porque hacerlo violaba los estatutos de la organización humanitaria. Su superior no tuvo tantos escrúpulos. El empleado (cuya identidad aparece en el informe diplomático, pero este periódico omite para no poner en peligro su seguridad) asegura que "los únicos miembros legítimos de la Media Luna Roja iraní en Irak eran los médicos y los conductores".

Él mismo viajó a ese país unos meses después para entrenar en asistencia al desastre al nuevo Gobierno y se encontró con que no conocía "a ninguno de los supuestos miembros" de la institución. Supuso que "alguien más había firmado sus certificados profesionales". También descubrió que sus compañeros legítimos tenían contactos paralelos no solo con los pasdarán de la Fuerza Qods, sino con lo que él llama "las fuerzas de Hakim en Irak" (con toda seguridad el Consejo Supremo Islámico, que entonces dirigía Abdul Aziz al Hakim) y con Múqtada al Sáder, el líder del grupo chií más furibundamente opuesto a la ocupación.

Funcionarios iraníes arrestados en 2007

Más tarde, oirá decir que "las acreditaciones de la Media Luna Roja habían adquirido mayor importancia a raíz de que las tropas de EE UU hubieran detenido a oficiales iraníes de la Guardia Revolucionaria". Se refiere a cinco funcionarios iraníes arrestados en enero de 2007 en la ciudad kurda iraquí de Erbil. El detalle es significativo porque Teherán siempre defendió que se trataba de cinco diplomáticos, extremo cuestionado por Washington.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La utilización de la Media Luna Roja como tapadera se remonta a la guerra contra Irak (1980-1988), según la fuente que trabajó en esa institución durante más de dos décadas. Entonces, relata, "el Ejército de Irán [la] utilizaba para entrar en Irak a visitar a los prisioneros de guerra iraníes cautivos" allí. Luego, durante el conflicto de los Balcanes, "la Media Luna Roja iraní sirvió para que agentes secretos facilitarán armas a los militantes [islámicos]" y, lo que es más grave, "hicieran todos lo posible para evitar que los verdaderos empleados facilitaran asistencia". De 1997 a 2000, la organización "también apoyó a la oposición chií en Bahréin y Yemen".

Pero fue tras la elección de Mahmud Ahmadineyad, en 2005, cuando la dirección de la Media Luna Roja pasó directamente a un duro ex oficial de los pasdarán como la mayoría de las instituciones clave en el país. El nuevo presidente de la organización, Masud Jatamí (sin relación con el ex presidente reformista del mismo nombre), "remplazó toda la estructura de gobierno", desde directores generales hasta jefes provinciales, un total de 500 de los 6.000 empleados de la entidad.

Cursos de contra espionaje

"La mayorías de los nuevos gestores eran miembros de la Guardia Revolucionaria o del Ministerio de Información y Seguridad [servicios secretos]. Los empleados anteriores empezaron a considerar la Media Luna Roja como un órgano de la Guardia Revolucionaria", escribe el funcionario norteamericano haciéndose eco de la declaración de su interlocutor. Por si queda alguna duda, "Jatamí también exigió que, en línea con la directiva de Ahmadineyad a su Administración, todos los empleados pasen un curso en contra espionaje".

Las fronteras se borran. Jatamí permite "que la Guardia Revolucionaria asuma labores tradicionalmente asignadas a la Media Luna Roja, da apoyo logístico a la Guardia Revolucionaria e invierte fondos de la Media Luna Roja en empresas respaldadas por la Guardia Revolucionaria y el Ministerio de Información y Seguridad". También aceptará algo a lo que su predecesor se había resistido, "que la milicia basich, que depende de la Guardia Revolucionaria, asuma la responsabilidad en tareas de asistencia y rescate".

Es en ese contexto, como en el verano de 2006, durante la guerra entre Israel y Hezbolá, "la Media Luna Roja iraní facilita la entrada de oficiales de la Fuerza Qods en Líbano". De nuevo, la fuente insiste en que los únicos empleados verdaderos eran los médicos y los conductores. "Todos los demás eran miembros de la Guardia Revolucionaria o del Ministerio de Información y Seguridad". Asegura además que "los envíos de material sanitario sirvieron también para facilitar el transporte de armas". A menudo, el avión destinado a esa misión "está medio lleno antes que llegue el material sanitario" y "conductores de la Media Luna Roja han visto misiles a bordo".

El detallado testimonio de este interlocutor merece la credibilidad del funcionario estadounidense (cuyo nombre, Asgard, indica un origen iraní), quien además se preocupa del riesgo que la fuente y su familia corren en Emiratos Árabes Unidos, "dado el amplio acceso que las agencias de seguridad de Irán tienen a la comunidad iraní" en ese país. Por eso no se limita a pedir discreción sobre su identidad como suele ser lo habitual en otros casos, sino que pregunta a los destinatarios de su informe (la Secretaría de Estado, la Embajada en Abu Dhabi y la misión ante la ONU en Ginebra, entre otros) si puede ayudársele a "acelerar el procesamiento [de su solicitud de estatuto de refugiado] y el reasentamiento en EE UU".

Participa en Eskup | La mayor filtración de la historia | Preguntas y repuestas | Ir al especial

Buscador de cables

Ver todos los documentos »
La guardia revolucionaria iraní en apoyo de la decisión de movilización contra Afganistán decretada por el ayatolá Jamenei en 1998.
La guardia revolucionaria iraní en apoyo de la decisión de movilización contra Afganistán decretada por el ayatolá Jamenei en 1998.EPA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS