Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Costa Rica demanda a Nicaragua ante el Tribunal Internacional de Justicia por violación de su soberanía

San José alega que su vecino ha invadido su territorio y quiere construir en él un canal para desviar el curso del río fronterizo

Costa Rica ha demandado a Nicaragua ante el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), máximo órgano judicial de Naciones Unidas, por violación de su soberanía territorial. Según el Gobierno de Laura Chinchilla, Managua pretende construir, en suelo costarricense, un canal de 3 kilómetros para desviar el curso del río San Juan, que desemboca en el mar Caribe. Costa Rica asegura, además, que los trabajos de dragado del cauce fluvial, que dibuja una frontera natural entre ambos países, han dañado los humedales de la Isla Calero. Dichos terrenos están protegidos desde 1996 en virtud de la Convención Ramsar. En vigor desde 1975, la misma constituye el único tratado intergubernamental que vela por la conservación de los humedales y sus recursos de vida silvestre.

Al dirigirse al Tribunal, Costa Rica espera que sus jueces dicten medidas cautelares contra Nicaragua "para que ésta retire a sus tropas de territorio costarricense; detenga la construcción del canal y el dragado, así como la tala de árboles y cualquier otro acto que comprometa nuestros derechos y pueda agravar esta disputa". Managua también ha pedido que se determine el tipo de reparación que Nicaragua debería pagar para compensar los daños denunciados.

Costa Rica ya había elevado sus quejas sobre estos hechos ante la Organización de Estados Americanos (OEA). El próximo 7 de diciembre está prevista una reunión de cancilleres para debatir la situación. Nicaragua sostiene, por su parte, que su Ejército lucha contra el narcotráfico "en una parte de territorio que es de nuestra soberanía". A pesar de la demanda, ambos países están abiertos a mantener contactos bilaterales. Para ello, sin embargo, el lado costarricense exige antes el repliegue de las tropas nicaragüenses de la zona en litigio. El Gobierno de Daniel Ortega se niega de momento a ello.