Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama cierra la campaña electoral demócrata alertando del peligro republicano

Palin: "Lo que este gran país necesita es un poco del viejo 'reaganismo"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha congregado a más de 11.000 personas en Minneapolis durante el acto de cierre de campaña de los demócratas de cara a las elecciones al Congreso que se celebrarán el 2 de noviembre. Obama ha aprovechado el acto para recordar sus logros en la presidencia, como la reforma sanitaria y la reforma financiera, y ha advertido de que estas leyes pueden ser derogadas si los republicanos logran imponerse en los comicios.

"Acabamos de enfrentarnos a la peor crisis financiera desde la década de 1930 y una de sus primeras órdenes (de tomar el poder del Congreso) sería eliminar las protecciones a los consumidores, eliminar las protecciones a los contribuyentes y volver a un sistema que dio lugar a que tengamos que salvar a toda la economía y tomar estas medidas drásticas", ha alertado el mandatario. "¿Por qué haríamos eso? ¿Por qué volver a una política sanitaria en la que las empresas de seguros pueden dejar de asegurarles cuando enferman?", ha preguntado Obama durante su alocución.

"Seguid luchando, seguid creyendo"

El mensaje de final de campaña del presidente estadounidense retrata a los demócratas como defensores de la clase media y a los republicanos como los adalides de los intereses de las aseguradoras de salud y los emisores de tarjetas de crédito. En un acto previo en la universidad, dijo a los jóvenes "seguid luchando, seguid creyendo" y les prometió que si los demócratas siguen en el poder lograrán el "sueño americano" para las generaciones venideras.

Los correligionarios de Obama ven peligrar su mayoría en el Congreso y el presidente se ha remangado y ha salido en su ayuda como si fuera un candidato más. El presidente se ha rodeado de multitudes y ha entonado el Yes we can durante su gira por cinco estados, que le ha llevado previamente a las ciudades de Portland (Oregón), Seattle, Los Ángeles y Las Vegas. En todas ellas ha repetido que "el Gobierno no puede resolver todos los problemas", pero también ha destacado su papel en apoyo de la educación y de iniciativas de futuro, como la energía limpia. Durante esta gira, el mandatario también ha encabezado actos destinados a la recaudación de fondos para su partido para sufragar los gastos de publicidad de sus candidatos y visitó el estudio de un popular personaje de la radio latina como parte de su esfuerzo por orientar su mensaje hacia electores clave.

Su visita de Minnesota pretende dar un último empujón al ex senador Mark Dayton, candidato demócrata para gobernador de este Estado, que según las encuestas supera a su oponente, el republicano Tom Emmer, por seis puntos porcentuales. Las perspectivas de los demócratas a la Cámara de Representantes parecen mucho más sombrías. Los republicanos necesitan arañar 39 escaños a los demócratas para obtener una mayoría de 218 votos en la Cámara. Las últimas encuestas sugieren que el umbral está dentro de su alcance. EE UU renueva el 2 de noviembre no sólo los 435 escaños de la Cámara de Representantes, sino también 37 escaños en el Senado, una treintena de gobernadores y varios puestos locales y estatales. En el Senado, resulta improbable que los republicanos se hagan con el control.

Mientras tanto, la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin se unía a los candidatos republicanos de Florida, donde ha vuelto a cargar contra sus reformas sanitaria y económica y ha invocado al ex presidente Ronald Reagan como ejemplo del tipo de políticas que Estados Unidos, a su juicio, requiere. "Lo que este gran país necesita es un poco del viejo reaganismo: impuestos más bajos, menos intromisión del Gobierno y un Estado más pequeño y más inteligente", ha dicho Palin entre aplausos de aprobación de sus correligionarios. Sabedora de lo que se juega el 2 de noviembre, la candidata favorita del Tea Party para la carrera por la Casa Blanca de 2012, ha subrayado la idea de que la votación es un referéndum a la gestión de Obama, tanto que la llama "la elección del siglo".