Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU admite las solicitudes de ingreso de gais en el Ejército

El Pentágono anuncia que aceptará en el proceso de reclutamiento a personas abiertamente homosexuales, como prometió Obama

Consecuente con lo anunciado por su jefe, Robert Gates, a principios de año, el Pentágono ha informado que a partir de ahora aceptará en el proceso de reclutamiento a aquellas personas que quieran servir en el Ejército y se declaren gais. Homosexuales y lesbianas eran inmediatamente expulsados del estamento militar si revelaban su condición sexual bajo la ley de 1993 conocida como Don't ask don't tell (No preguntes; no digas). El Gobierno de Barack Obama anunció al poco de iniciar su legislatura que acabaría con tan anacrónica ley pero el proceso legislativo está atascado en el Congreso y tiene visos de seguir así de cambiar la mayoría demócrata tras las elecciones de mitad de mandato del próximo mes.

Mientras la vía legal sigue su lento camino, la vía judicial avanza más deprisa. Una juez de distrito, Virginia Phillips, declaraba hace unos días inconstitucional la ley que discrimina a los gais en el Ejército. Ahora, el Pentágono se mueve en la misma dirección y ha decidido no vetar a nadie por su orientación sexual aunque advierte de que si el proceso legal dijera lo contrario, los gais podrían volver a tener que ocultarse.

Una portavoz del Pentágono, Cynthia Smith, confirmó este martes que las oficinas de reclutamiento tienen órdenes desde las más altas instancias de aceptar a los aspirantes a militares que abiertamente se declaren gais.

La complejidad del proceso ha creado mucha confusión en los últimos meses dentro de una institución que históricamente ha sido discriminatoria con homosexuales y lesbianas. Antes de la existencia de la polémica ley de 1993 Don't ask don't tell, el Departamento de Defensa prohibió a los gais en el Ejército y los declaró incompatibles con el servicio militar.