Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lieberman insta a Moratinos y Kouchner a no entrometerse en el proceso de paz

El ministro de Exteriores pide a sus homólogos español y francés que resuelvan otros conflictos diplomáticos antes de "dar lecciones".- El polñitico israelí se disculpa por la filtración de la entrevista

El ministro de Exteriores de Israel, Agvidor Lieberman, pidió ayer domingo a sus homólogos de España y Francia, Miguel Angel Moratinos y Bernard Kouchner, respectivamente, a que "resuelvan todos los problemas de Europa" en lugar de "dar lecciones" en el proceso de paz de Oriente Próximo. "Parece que todos los fracasos de la comunidad internacional para solucionar diferentes crisis internacionales se han traducido en un intento para compensar esos errores tratando de conseguir en un año un acuerdo entre israelíes y los palestinos", dijo el político israelí durante la reunión mantenida en Jerusalén con Moratinos y Kouchner.

Horas después de que se conociera el contenido de la charla, Lieberman se ha disculpado ante Moratinos por la filtración del encuentro con él y Kouchner. Ambos iniciaron ayer una gira por Oriente Próximo para apoyar el proceso de paz, que se reactivó en septiembre. Salvo en el caso del ministro de Exteriores, las autoridades israelíes tuvieron buenas palabras para este gesto. Lieberman enumeró las asignaturas pendientes a los que se enfrentan la diplomacia de la Unión Europea, como Chipre, Somalia, Corea, Afganistán, Serbia o Kosovo. "No espero que solventéis todos los problemas del mundo, pero sí que resolváis los problemas de Europa antes de venir aquí a darnos lecciones de cómo solventar nuestros problemas. Después de que arregléis los problemas en el Cáucaso y en Chipre, así como los conflictos de Serbia y Kosovo, venid a nosotros. Entonces estaré dispuesto a escuchar vuestro consejo", señaló el ministro de Exteriores israelí.

Lieberman también agitó el recuerdo del nazismo al mencionar las concesiones que los regímenes europeos tuvieron con Adolf Hitler antes de decidirse a declarar la II Guerra Mundial. "En 1938, la comunidad europea decidió complacer a Hitler en lugar de apoyar a Checoslovaquia, y la sacrificó sin ganar nada a cambio", indicó Lieberman. Para el político, lo sucedido entonces justifica su estrategia: "No seremos la Checoslovaquia de 2010. Garantizaremos la seguridad de Israel". Moratinos y Kouchner se han desplazado hoy, lunes, a Ramala (Cisjordania) para ver al primer ministro palestino, Salam Fayyad. pidió que se implicaran más en el proceso de paz y les había agradecido su presencia en la zona, han señalado fuentes diplomáticas. A preguntas de los periodistas, Moratinos ha confirmado en rueda de prensa tras su encuentro con Fayyad que Lieberman les había llamado esta misma mañana para "excusarse", pero que, en cualquier caso, se trata un miembro del Gobierno con una "visión diferente a la de su primer ministro".

"Y el que manda (en Israel) es el primer ministro", ha dicho en referencia a Benjamín Netanyahu, quien, a diferencia de su controvertido ministro de Exteriores, recibió "muy bien" la "ayuda y colaboración" que le ofrecieron sus dos interlocutores. "No es la primera vez que los europeos escuchamos que nos tenemos que ocupar de nuestros problemas", ha dicho Moratinos, para subrayar que, si Europa no tuviera "un papel, peso e influencia" en la zona, "quizás nuestro amigo Lieberman no hubiera reaccionado como lo ha hecho", mientras que su colega francés ha añadido que hay "discursos que se convierten en si mismos en un obstáculo" a la paz. A continuación, los dos ministros tienen previsto un encuentro conjunto a mediodía en Amán con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y con el rey Abdalá II de Jordania. Según recoge Jerusalem Post , ambos se han mostrado "optimistas".

Un líder escéptico

No es la primera vez que Lieberman muestra sus dudas sobre el proceso de paz. El líder del partido ultraderechista Israel Beiteinu, que comparte gobierno con el Likud del primer ministro Netanyahu, se ha mostrado muy escéptico sobre el resultado de las conversaciones con la Autoridad Palestina. Esto ha aumentado sus diferencias con Netanyahu. El mes pasado, durante un discurso ante la ONU, Lieberman presentó un borrador relativo al posible traspaso de poblaciones y territorios, como parte de un hipotético acuerdo de paz entre israelíes y palestinos. Bajo esta propuesta, parte de los árabes que viven en Israel serían trasladados al nuevo Estado palestino siempre que se evacuaran los asentamientos judíos en Cisjordania.

La oficina del primer ministro israelí se desmarcó al día siguiente de las palabras pronunciadas en la ONU por el ministro de Asuntos Exteriores, y aclaró que el discurso de Lieberman no había sido "coordinado" previamente con el Gobierno. "El primer ministro es el único que mantiene negociaciones en nombre de Israel", señaló entonces la oficina de Netanyahu.