Grupos progresistas se manifiestan en Washington en defensa de las reformas de Obama

Muchos de los asistentes definen esta concentración como una respuesta, o un antídoto, progresista al ultraconservador Tea Party

A exactamente un mes de las elecciones legislativas, miles de personas se han manifestado este sábado en Washington, en la explanada frente al monumento a Lincoln, para mostrar su apoyo a las reformas prometidas por Barack Obama en la campaña electoral de 2008, muchas de las cuales aun están pendientes y para las que el presidente necesitará la colaboración del Congreso, que se somete en gran parte a una renovación el próximo dos de noviembre.

Cuando las encuestas dan por ganador al Partido Republicano en esos comicios, ciudadanos llegados de diversas partes del país se han concentrado bajo el lema Una Nación, convocados por sindicatos y organizaciones progresistas que en 2008 ya trabajaron a favor de Obama, como la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, el Consejo Nacional de La Raza, la agrupación pacifista Code Pink o el grupo de lucha por los derechos homosexuales Human Rights Campaign.

Más información

Muchos de los asistentes han rescatado mucha de la parafernalia de la campaña electoral de 2008. Clifford Carolina, afroamericano de 76 años, lucía una pancarta de Organizing for America, la agrupación de voluntarios de Obama. "La gente del Tea Party no puede tolerar que el presidente sea afroamericano. Esa es la cuestión de fondo", explicaba. "Es gente que recela de su raza, del hecho de que los afroamericanos puedan detentar algo de poder. Y un movimiento como ese los aúna y les da voz".

Aquí en este mismo lugar, el pasado 28 de agosto, el presentador de televisión Glen Beck organizó una manifestación junto con la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin, líder del movimiento ultraconservador del Tea Party. Ambos eligieron para aquella concentración el día del 47 aniversario del célebre discurso "Yo tengo un sueño", de Martin Luther King, líder de la lucha por los derechos civiles.

En aquella jornada eran muy escasos los ciudadanos afroamericanos que acudieron a expresar su apoyo a la causa conservadora. En la jornada de hoy se podían contar por miles. Entre ellos estaba Lakisha Barron, de 21 años, estudiante en Washington, que acudió a pedir firmas a favor de la reforma educativa. "Obama se merece una oportunidad para hacer realidad el cambio que prometió. Necesitamos estas reformas, una educación mejor, más puestos de trabajo, para todos, no sólo para unos pocos", explicaba.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Según Leslie Barr, de 50 años, la raza es un asunto crucial en estas elecciones legislativas. "Pero creo que es más lo que el presidente representa lo que irrita al Tea Party y a los republicanos radicales", explicaba. "Es el hecho de que los afroamericanos y las personas de otras razas que no sean blancas obtengan más trabajos, obtengan más representación y un lugar más justo en la sociedad. Les da la sensación de que están robándoles el país o algo semejante".

"Si en las elecciones del mes que viene ese tipo de republicanismo gana las dos Cámaras del Congreso creo que me plantearé marcharme de este país", bromeó Margaret Loomis, de 55 años, que lucía una chapa en la que se leía "Yo estuve allí", sobre una imagen de la inauguración presidencial de Obama en 2009.

En la concentración hubo también un nutrido grupo de hispanos llegados de todas partes del país, sobre todo para pedir una reforma migratoria que ya trató de aprobar el ex presidente George Bush, y que Obama prometió en su programa electoral. "Me decepciona un poco que Obama no haya emprendido la reforma migratoria antes", explica Pamela Rizo, de 20 años, llegada de Pensilvania. "En los dos años que le quedan de su primera legislatura me gustaría ver una verdadera reforma migratoria como la que parecía que iba a abrir este país antes de los atentados de 2001".

Muchos de los asistentes definían esta concentración como una respuesta, o un antídoto, progresista al Tea Party. Entre las pancartas que portaban los manifestantes, se leía: La extrema derecha está mortalmente equivocada, Jesús era divinamente progresista, Esto también es la América verdadera, Condenad el eje de la intolerancia: el Tea Party, el Partido Republicano y Fox News y Dejad a Obama que cumpla sus promesas.

Seguidores del presidente estadounidense, en la explanada frente al monumento a Lincoln en Washington.
Seguidores del presidente estadounidense, en la explanada frente al monumento a Lincoln en Washington.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50