Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu y Abbas vuelven a negociar cara a cara

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, inaugura en Washington el encuentro entre el primer ministro israelí y el presidente palestino

Netanyahu y Abbas siguen la intervención de Hillary Clinton.
Netanyahu y Abbas siguen la intervención de Hillary Clinton. REUTERS/ Jim Young

La Administración del presidente de EE UU, Barack Obama, ha conseguido encauzar el reinicio del proceso de paz en Oriente Próximo al lograr el compromiso por parte del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu , y del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas , de que se reunirán de forma habitual cada quincena a partir de los próximos días 14 y 15 de septiembre, posiblemente en Egipto. La Casa Blanca ha renlazado las negociaciones en un encuentro a puerta cerrada en el Departamento de Estado, tutelado por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Con el compromiso asumido hoy, anunciado por el enviado especial de la Casa Blanca a Oriente Próximo, George Mitchell, ambas partes consensuaron una serie de principios de negociación y aceptaron el calendario propuesto por Obama, que podría hacer coincidir la tercera reunión con la Asamblea General de la ONU, que se celebrará en Nueva York entre el 23 y el 30 de septiembre. El 26 acaba la moratoria de 10 meses impuesta por Netanyahu sobre la ampliación de asentamientos judíos en el territorio ocupado tras la guerra de 1967. Los palestinos han exigido que se prolongue esa congelación como un requisito para continuar con las negociaciones.

A la pregunta de por qué esta ocasión puede diferir de las intentonas de paz anteriores, Mitchell ha respondido: "Hay una obvia diferencia. El presidente Obama estableció ésta como una prioridad en su agenda, inmediatamente después de tomar posesión. Recuerdo que, en dos instancias anteriores, se acabó el tiempo". Se refiere Mitchell a las iniciativas de Bill Clinton en 2000 y de George W. Bush en 2007, ambas al final de sus presidencias. "Creo que este presidente [en referencia a Obama] tendrá éxito. Desde luego, ni el éxito ni el fracaso nos vienen ya dados. Pero si erramos, no será por falta de tiempo".

Previamente, antes de que comenzara el diálogo formal, Netanyahu ha propuesto que ambas partes acepten "concesiones mutuas y dolorosas". "Ustedes esperan que nosotros estemos dispuestos a reconocer el Estado Nación palestino, del mismo modo que nosotros esperamos que la ciudadanía palestina esté preparada para reconocer que Israel es el Estado Nación de los judíos", le ha dicho a Abbas. "Hay más de un millón de ciudadanos que no son judíos en nuestro Estado Nación judío, y nosotros les ofrecemos plenos derechos". Después de dos días de ataques del brazo armado de Hamás , el grupo islamista que controla políticamente la franja de Gaza desde 2007, Netanyahu ha destacado que el principal escollo que la parte israelí ve para alcanzar la paz es el de la seguridad de su país. Hamás no se está presente en Washington por decisión propia y porque Washington lo considerauna organización terrorista.

La anterior ronda de negociaciones, celebrada en EE UU en 2007, acabó sin ningún resultado concreto, debido a una campaña de lanzamiento de cohetes por parte de Hamás a centros de población israelíes, lo que provocó una ofensiva militar de Israel contra Gaza.

Hamás, precisamente, ha vuelto a buscar interrumpir las negociaciones con el asesinato de cuatro colonos judíos el pasado martes en Cisjordania . El presidente de la Autoridad Palestina, Abbas, condenó de inmediato el atentado.

"Consideramos que la seguridad es fundamental para ambos. Y nos comprometemos a no permitir que nadie cometa actos que finalmente mermen vuestra seguridad y nuestra seguridad", ha dicho Abbas a los israelíes. El presidente, además, ha detallado sus requerimientos a Israel para lograr a paz: la liberación de los palestinos detenidos en campañas militares, la retirada de los colonos de los territorios ocupados en 1967 y el final del embargo económico a Gaza, impuesto tras la victoria política de Hamás.

Ya en el acto de inicio oficial de las conversaciones, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha expresado la confianza que impera en su Administración de que estas negociaciones pueden llegar a mejor puerto que las anteriores. "Esta es la hora de demostrar el liderazgo, la responsabilidad y el coraje necesarios para tomar decisiones difíciles", ha dicho. "No podemos imponer ni impondremos ninguna solución. Sólo ustedes pueden tomar ahora las decisiones necesarias para llegar a un acuerdo y asegurarle un futuro pacífico al pueblo israelí y al pueblo palestino".

Abbas ha comparado las nuevas negociaciones con un hito en las relaciones entre israelíes y palestinos: el intercambio de misivas de reconocimiento mutuo entre ambas partes, ocurrido por primera vez en la historia en 1993 y tutelado por el entonces president Clinton. Aquel presidente convocó a los líderes israelíes y palestinos a un encuentro en Camp David en 2000. La que ahora es secretaria de Estado estuvo presente en aquellas negociaciones, en calidad de primera dama. "Ya nos hemos sentado a esta mesa antes", ha dicho. "Y sabemos que el camino por recorrer es arduo".