Reportaje:

"Dell'Utri, deberían colgarte"

Un centenar de personas revienta un acto cultural en el que iba a participar el senador italiano condenado por asociación mafiosa

Marcello Dell'Utri, senador del Pueblo de la Libertad y cofundador de Forza Italia, vivió el lunes una amarga experiencia en Como, una ciudad cercana a Milán. Parolario, una manifestación cultural organizada por el diario La Provincia, había invitado a Dell'Utri, noto bibliófilo, y recientemente condenado en Palermo a siete años de cárcel por asociación mafiosa, a presentar los presuntos diarios de Benito Mussolini.

Aunque los expertos e historiadores consideran falsos los manuscritos que posee Dell'Utri, este insiste desde hace años en su autenticidad y llegó a Como dispuesto a leer algunos fragmentos. El acto se celebraba en una carpa situada en la plaza Cavour, en pleno centro de la ciudad. La sala estaba repleta. El senador llegó hasta el escenario sin problemas, luciendo bronceado, ataviado con camisa negra y con una gruesa carpeta azul bajo el brazo. Se sentó en una silla y se dispuso a escuchar la presentación del moderador. Enseguida, un hombre sentado en las primeras filas se levantó y preguntó a voz en grito: "¿Pero os parece normal invitar a hablar a un condenado por mafia? ¡Qué vergüenza!". Y ahí ardió Troya.

Más información
Marcello Dell'Utri, condenado a siete años por colaborar con la mafia
Spatuzza implica a Berlusconi y a Dell'Utri en los atentados mafiosos de 1993
Dell'Utri: "Mangano sigue siendo mi héroe"

Un centenar de personas empezó a protestar a pleno pulmón: "¡Fuera la mafia del Estado!, ¡Eres un mafioso, avergüénzate! ¡A la cárcel, a la cárcel! ¡A la cárcel no, deberían colgarte por los pies!". Y también: "Uno solo debéis meter dentro, uno solo". El senador no ha ingresado en prisión porque el Tribunal Supremo aún no ha confirmado la condena dictada en segundo grado. El alto tribunal no puede pronunciarse sobre el fondo del asunto, que se ha considerado probado por el Tribunal de Apelación de Palermo, sino sólo sobre cuestiones formales.

Algunos manifestantes portaban camisetas con grandes letras mayúsculas que formaban la palabra "mafioso", otros llevaban pancartas y hubo también loas a los jueces asesinados por la mafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Tras varios minutos de protestas, Dell'Utri abandonó, molesto pero bastante tranquilo, el escenario. El acto no pudo siquiera comenzar, aunque algunos asistentes defendían al senador diciendo "es un caballero", mientras el desbordado moderador apelaba a respetar el artículo 21 de la Constitución, que tutela la libertad de expresión.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Exponentes de la izquierda de Como habían criticado en los últimos días la invitación a Dell'Utri, que tras abandonar el lugar manifestó su perplejidad porque la fuerza pública no hubiera actuado contra quienes reventaron el acto. Los insultos y coros solo cesaron cuando el senador alcanzó su coche oficial, protegido por sus escoltas.

El concejal de Cultura, Sergio Gaddi, del Pueblo de la Libertad, ha definido como "una vergüenza absoluta" lo ocurrido. "Si yo hubiese estado allí, las fuerzas del orden tendrían que haber intervenido para separarme de los manifestantes. Esta es la izquierda que enseña su verdadero rostro". Por su parte, la senadora del Partido Democrático Chiara Braga ha dicho que la protesta es "el fruto de una provocación; la gente se ha sentido ofendida".

Marcello Dell'Utri, condenado a siete años por asociación mafiosa, recibe felicitaciones por la aprobación del plan de ajuste económico en julio en el Senado italiano.
Marcello Dell'Utri, condenado a siete años por asociación mafiosa, recibe felicitaciones por la aprobación del plan de ajuste económico en julio en el Senado italiano.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS