Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia anuncia la expulsión de extranjeros en caso de "robos reiterados y mendicidad agresiva"

París cifra en 977 los gitanos expulsados del país desde que empezó a desmantelar campamentos ilegales.- Una delegación de Gobierno francés explicará mañana ante la Comisión Europea su política de expulsiones

El Gobierno francés introducirá una enmienda en la nueva legislación sobre inmigración para poder expulsar a los extranjeros que "amenacen el orden público en actos reiterados de robo o mendicidad agresiva", ha anunciado hoy el ministro de Inmigración, Eric Bresson. La medida va encuadrada dentro de la política de expulsión de gitanos procedentes de Rumania que ha emprendido el Gobierno francés.

"Nos hace falta ampliar la posibilidad de coger a los detenidos y reconducirlos a la frontera", ha asegurado el ministro Besson, que ha recordado las medidas tomadas por Francia para "luchar de manera más eficaz contra las redes de inmigración clandesitna y de trata de ser humanos procedentes de Rumania y Bulgaria".

Francia ha desmantelado ya 128 campamentos ilegales de gitanos y expulsó a 977 de sus ocupantes en un mes, según el balance que ha ofrecido el ministro del Interior, Brice Hortefeux, quien ha asegurado que la ofensiva sigue adelante. "No hacemos más que aplicar las leyes en vigor", ha asegurado el responsable de Interior antes de incidir en que "el Gobierno dice lo que hace y hace lo que dice".

Las operaciones de evacuación y desmantelamiento de campamentos ilegales, anunciadas por el presidente Sarkozy el pasado 28 de julio, "van a seguir porque son legítimas y necesarias", ha reiterado Hortefeux, insistiendo en que no se busca estigmatizar a ninguna comunidad en concreto, ni de expulsar a gitanos por el hecho de serlo, pero tampoco de "cerrar los ojos a la realidad". Como ejemplo, el ministro ha asegurado que los actos de delincuencia en París perpetrados por rumanos aumentaron un 259% en año y medio.

Explicación ante Bruselas

El ministro de Inmigración, Eric Bresson, será quien encabece mañana una representación del Gobierno francés que visitará Bruselas para reunirse con los comisarios europeos de Interior, Justicia y Asuntos Sociales para dar cuenta sobre su política de expulsión de gitanos rumanos y búlgaros. A las dudas sobre la discriminación racial que podría esconderse tras la medida se suman las de origen legal, pues la Unión Europea (UE) tiene uno de sus principios capitales en la libertad de movimiento de los ciudadanos comunitarios.

Además de la legalidad de las medidas francesas, también se analizarán las ideas expresadas por representantes franceses y rumanos en la reunión que mantuvieron la pasada semana en París, así como la integración de las comunidades romaníes en la sociedad. Si se comprueba que la expulsión de gitanos en Francia no se ajusta a la legislación de la UE, Bruselas puede iniciar un procedimiento contra el país, ha informado un portavoz de la CE.

El ministro rumano del Interior, Vasile Blaga, denunció este fin de semana que ninguno de los gitanos repatriados de Francia a Rumania estaban fichados por la policía francesa o rumana. El Gobierno de Bucarest ha denunciado las expulsiones y ha afirmado que las expulsiones de rumanos por parte de Francia van "en contra del espíritu de la UE".

Kouchner pensó en dimitir por la expulsión de los gitanos

El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, se planteó dimitir a raíz de las actuales expulsiones de Francia de gitanos, pero no lo hizo porque eso sería como "desertar".

"Es importante seguir. Irse es desertar, es aceptar", ha explicado hoy el ministro en declaraciones a la emisora RTL , en las que ha desvelado que lo que está ocurriendo con los gitanos le hizo pensar que hay que ocuparse "mucho más" de este asunto. No llegó a abandonar el cargo por "eficacia" ya que, según añade,"¿de qué les serviría eso a los gitanos?".

"No estoy contento con esta polémica", agrega el jefe de la diplomacia francesa antes de indicar que la política que se está aplicando con respecto al colectivo gitano es "necesaria" porque "es necesario hacer que se respete la ley". Kouchner admite que la imagen de Francia en el extranjero se ha visto afectada por todo esto y que ahora habrá que hacer un trabajo de "explicacón".

Más información