Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile cierra 18 minas por falta de seguridad tras el accidente de Copiapó

El endurecimiento de las medidas de seguridad tras el derrumbe que atrapó a 33 mineros causa numerosos cierres en toda la región minera.- El presidente Piñera da ánimos por teléfono a los obreros atrapados

Chile ha reaccionado al accidente en la mina de Copiapó, donde 33 mineros permanecen atrapados desde el pasado 5 de agosto debido a un derrumbe, y ha endurecido la normativa sobre seguridad. El Servicio Nacional de Geología y Minas ha emprendido una nueva supervisión de las condiciones en las excavaciones mineras y ha decretado el cierre de 18 minas en toda la región, al comprobar que no cumplía las medidas de seguridad, según informa hoy el rotativo chileno El Mercurio.

Entre otras condiciones, las excavaciones clausuradas carecen de refugios subterráneos, chimeneas de ventilación y de al menos dos vías de evacuación. El cierre, que se ha extendido por Taltal, Tocopilla, Antofagasta y Calama, ha supuesto la pérdida de 300 puestos de trabajo. "Hay un antes y un después luego del derrumbe en la mina. Y ahora, como sector, estamos en el ojo del huracán", ha señalado al diario chileno Jorge Pavlevic, presidente de la Asociación Minera de Taltal, quien ha destacado que el 70% de los pequeños productores han recibido notificaciones de cierre.

Conversación con el presidente

Los mineros han mantenido este martes una conversación telefónica con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que les indicó que las tareas de rescate van por buen camino pero "va a tomar algún tiempo". El jefe del Ejecutivo habló con Luis Urzúa (jefe de turno en el momento en que el pasado 5 agosto se produjo el derrumbe que los mantiene desde entonces atrapados en la mina) al que transmitió la "alegría y emoción" del país por el hecho de que los 33 mineros hayan sobrevivido.

Con todo, varias voces autorizadas han llamado a la prudencia. Uno es el ex astronauta de la NASA Jerry Linenger, que en 1997 sobrevivió a un incendio y a las duras condiciones de vida de la estación espacial rusa MIR. Lineger ha señalado en en declaraciones a Reuters que el peor error que pueden cometer los mineros es ser demasiado optimistas. "En mi caso, saber que la lanzadera espacial (que le devolvería a la Tierra) llegaría en tres meses fue suficiente. Psicológicamente, uno necesita saber cuándo acabará todo", afirmó el ex astronauta.

"La clave es no decirte a ti mismo que la situación va a durar dos meses o si va a durar cuatro. Puedes ajustarte a largos plazos en la medida de que no tengas que reformular luego estas expectativas. Uno tiene un aguante limitado", añade Linenger. El ex astronauta afirma que el hecho de que los mineros ya se hayan enfrentado antes a dificultades, que dispongan de agua y que estén racionando la poca comida de que disponen es señal de que se hallan en el buen camino.