Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile diseña un plan de resistencia para mantener con vida a los 33 mineros

Los trabajadores, sepultados a 700 metros de profundidad han podido seguir vivos gracias a su capacidad organizativa

Localización de los mineros chilenos bajo tierra
Localización de los mineros chilenos bajo tierra EL PAÍS

Dos cucharadas de atún en conserva, un vaso pequeño de leche, media galleta y pequeños dados de melocotón en almíbar cada 48 horas. Esa ha sido la dieta espartana con la que han sobrevivido los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en la mina San José, dosificando los alimentos que tenían en el refugio y repartiéndolos en forma igualitaria, según han relatado por el teléfono que se les envío desde la superficie a través de la sonda introducida el domingo.

El presidente Sebastián Piñera ha dicho hoy que los mineros no saldrán para el Bicentenario de Chile, en septiembre. "Pero sí estarán con nosotros en Navidad y Año Nuevo", ha asegurado.

"Estamos bien, con ánimo, esperando que nos rescaten" dijo el topógrafo y jefe de turno Luis Urzúa, de 54 años, al ministro de Minería, Laurence Golborne, en la primera comunicación telefónica con los atrapados, que tuvieron bríos como para cantar a voz en cuello, completo, el himno nacional, emocionando a todos en la superficie.

La primera preocupación de Urzúa no fue por ellos mismos, que están como enterrados en vida en una mina que se podría desplomar sobre sus cabezas, sino por los compañeros que iban saliendo cuando ocurrió el derrumbe, hace ya 19 días . "Salieron todos ilesos, no hay ninguna fatalidad que lamentar", le informó Golborne.

Los 33 (32 chilenos y un boliviano), nombre que algunos ya registraron en sus diferentes variantes como una marca, fueron entrevistados por un médico desde la superficie. Todos están bien de salud y con ánimo. Varios dijeron tener mucha hambre y uno dolor de estómago.

Mineros organizados

A través de las "palomas", los tubos por los que se canalizan los envíos desde la superficie hasta la galería donde permanecen los mineros, y que tardan una hora en ir y volver, se les han bajado suero, glucosa y complementos nutricionales. También les enviaron broncodilatadores, medicinas para la diabetes e hipertensión, oxígeno, alcohol para la limpieza del cuerpo y parches oculares, pues algunos se quejaron de malestar en sus ojos por el exceso de polvo en suspensión.

Todavía les quedaba parte de los alimentos, una ración más, cuando los encontraron. Agua tenían en un estanque, y además guardaban la que caía a través del cerro. Aún así, han perdido entre siete y diez kilos de peso cada uno. El Gobierno resolvió no mostrar todas las imágenes de las que dispone, en las que los mineros lucen más delgados, por respeto a sus familiares y para evitar convertir el suceso en un reality show, sostiene el diario La Tercera. Los 33 se habían organizado en turnos para vigilar ante posibles derrumbes e intentos de rescate y hacer limpieza. Establecieron zonas para transitar, alimentarse o hacer sus necesidades. Además de coraje, tuvieron ingenio: aprovecharon las baterías de las camionetas que quedaron atrapadas para contar con carga para la luz de sus cascos y algo de iluminación.

Organizados, los mineros intentaron huir a la superficie después del derrumbe, a través del conducto de ventilación, pero no pudieron porque éste carece de escaleras, contó Golborne. La mina, clausurada en 2007 después de la muerte de un trabajador, fue reabierta en 2008 con la condición de que se construyera una escalera por este conducto, pero los propietarios no lo hicieron. La chimenea de escape permaneció despejada 48 horas y después se derrumbó. "De haber estado escalada esta chimenea, habría permitido probablemente que ellos salieran", evitando el drama actual, criticó Golborne.

Fortaleza física y mental

La capacidad organizativa y la fortaleza física y mental de los trabajadores infunde optimismo a los equipos de rescate.

Un nuevo apoyo les llegó con las cartas que sus familiares les enviaron desde la superficie. "Hola papito", escribe Romina a su padre, Mario Gómez, "quiero que sepas que me alegré demasiado que estés bien. Todos aquí armaron una fiesta por ustedes, hasta cueca bailaron".

Los psicólogos que apoyan a los familiares han aconsejado que las cartas no cuenten aquello que pueda bajar el ánimo de los mineros. Otros especialistas recomiendan además enviar juegos y lecturas a los atrapados, para que puedan ocupar el tiempo mientras esperan el rescate, como prisioneros en el subsuelo. Durante una etapa del salvamento, que se hará con una perforadora que está siendo trasladada por partes hasta la mina, los mineros deberán trabajar apoyando a los equipos en la superficie. La perforadora abrirá un agujero de 38 centímetros de diámetro, que después se ensanchará hasta 66 centímetros, un poco más ancho que los hombros de una persona. El material de desecho caerá hasta el fondo de la mina, donde los trabajadores deberán sacarlo para que el conducto no se bloquee.

Una vez abierto este agujero, por él se bajará una cesta. En ella cabe una persona, que deberá vendarse los ojos. Una grúa subirá la canasta con los mineros, uno por uno. Este tipo de salvamento puede llevar una semana.

Es un trabajo sin precedentes a esta profundidad a nivel mundial. Si falla, existe un plan b: utilizar una sonda petrolera, porque la alternativa de hacer un túnel nuevo a través del cerro significa un año antes de poder traer a los mineros de regreso.