Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda pone a resguardo a sus dos rehenes españoles tras el asalto francés

El primer ministro de Francia, François Fillon, anuncia que París reforzará la lucha antiterrorista

Al Qaeda ha trasladado a cientos de kilómetros a sus dos rehenes españoles en el desierto de Malí para ponerles a buen recaudo de una posible intervención militar, según fuentes españolas conocedoras del desarrollo del secuestro.

Mokhtar Belmokhtar, el cabecilla argelino de Al Qaeda en cuyas manos están Alberto Vilalta y Roque Pascual, tomó esta decisión después del fallido asalto militar francés del jueves para rescatar al rehén Michel Germaneau, de 78 años, asesinado el sábado pasado.

Mañana jueves hará ocho meses que Vilalta y Pascual fueron apresados, junto con Alicia Gámez, en la principal carretera de Mauritania. Gámez fue liberada en marzo.

La rama magrebí de Al Qaeda suele mover, de vez en cuando, a sus rehenes por razones de seguridad, pero el traslado a finales de la semana pasada de los voluntarios catalanes fue más largo y apresurado que los anteriores.

Los desplazamientos son a grandes rasgos conocidos por los servicios secretos gracias a las observaciones de los satélites y a la interceptación de las llamadas de los teléfonos por satélite Thuraya, menos reveladores sobre su origen que las que se efectúan con móviles convencionales.

No siempre aciertan. Prueba de ello es que los franceses sospechaban que el rehén Germaneau estaba cautivo en un campamento de Al Qaeda en Malí a unos 150 kilómetros de la frontera Mauritana, pero cuando lo asaltaron, junto con tropas mauritanas, solo hallaron a 10 terroristas.

Su muerte ha desatado tambores de guerra en la franja del Sahel. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó el lunes que el asesinato no quedaría impune. Su primer ministro, François Fillon, y su ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, desarrollaron ayer esa amenaza.

"Estamos en guerra con Al Qaeda y por eso hemos respaldado durante meses a las fuerzas mauritanas que luchan contra ella", explicó Fillon en una entrevista con la emisora Europe 1 . "(...) La lucha contra el terrorismo va a seguir adelante y va a ser reforzada", subrayó.

También va a ser reforzada la cooperación militar de Francia con Mauritania, según anunció Kouchner tras cenar el lunes en Nuakchot con el presidente mauritano , Mohamed Ould Abdelaziz.

"Habrá unos meses, no sé cuántos, que serán forzosamente más difíciles", advirtió Kouchner a los 4.700 franceses residentes en Mauritania, a los que instó a ser muy prudentes. Pero, al final, les dijo, "la determinación de Mauritania dará sus frutos y el país mostrará el camino a los demás". Aludía a Malí, cuya franja septentrional se ha convertido en un refugio para terroristas.

¿Por qué brinda Francia su pleno apoyo a Mauritania? De todos los países de la franja del Sahel es el más golpeado por Al Qaeda y es también el más amenazado. Los jefes de la organización terrorista en el Sahel siguen siendo argelinos, pero entre un tercio y la mitad de sus 400 o 500 hombres son mauritanos y ansían pasar a la acción en su país.

El jefe de Estado mauritano es un general que ha hecho de la lucha antiterrorista uno de los ejes de su presidencia. Ha puesto en pie los Grupos Especiales de Intervención (GSI), entrenados desde hace unos meses por los franceses en el noreste del país y que cuentan ya con 600 hombres. Son ellos los que entraron en Malí la semana pasada acompañando a los comandos franceses.

La cooperación militar franco-mauritana quedó de manifiesto dos meses después de que, el 24 de diciembre de 2007, unos terroristas asesinaran a cuatro turistas franceses cerca de Aleg , en el sureste de Mauritania.

Fuerzas especiales francesas y mauritanas asaltaron, a principios de 2008, un edificio del barrio de Las Palmas, en Nuakchot, donde supuestamente se habían refugiado los terroristas. El ataque fracasó, pero el grupo de intervención de la DGSE, el servicio secreto francés, persiguió a los terroristas hasta Burkina Faso, donde fueron capturados.

Los tres asesinos de la familia francesa fueron finalmente juzgados y condenados a muerte el 25 de mayo por un tribunal penal de Nuakchot. Probablemente no serán ejecutados.

Esta "injerencia" de Francia en la zona, asociada a Mauritania, no agrada a Argelia, la potencia regional que pretende llevar la voz cantante en la lucha antiterrorista. "Por ahora corresponde a los países de la región ocuparse de la seguridad", declaró el ministro de Exteriores argelino a la agencia de prensa APS .