Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McChrystal anuncia su intención de retirarse del Ejército de EE UU

El general informa de su decisión pocos días después de ser destituido como jefe de las tropas de la OTAN en Afganistán por criticar a Obama y su entorno en la revista 'Rolling Stone'

El general estadounidense Stanley McChrystal, recientemente destituido como jefe de las tropas de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán por críticar al presidente Obama y su entorno en un artículo de la revista Rolling Stone, ha informado al Ejército de su país de que planea retirarse, según un portavoz de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

El anuncio de McChrystal llega menos de una semana después de su sustitución por el general David Petraeus, anunciada por Obama el pasado 23 de junio como "una decisión difícil, triste", pero inevitable y fulminante, solo 24 horas después de la aparición del polémico artículo, en el que el general arremete contra dirigentes políticos y diplomáticos estadounidenses, ministros franceses y ex militares convertidos en asesores en Washington. Ni siquiera el inquilino de la Casa Blanca se libró de las críticas.

El militar se disculpó enseguida con todos ellos y despidió a su jefe de prensa. "Expreso mis más sinceras disculpas", afirmó en un comunicado, "fue un error que refleja un pobre juicio y que nunca se debería de haber producido", refiriéndose a la decisión de este y otros asesores de colaborar en el perfil de McChrystal que estaba realizando el periodista Michael Hastings para Rolling Stone, puesto que fueron ellos y no el general quienes desvelaron a la revista sus opiniones.

Durante el año que estuvo al frente de las tropas de EE UU en Afganistán, McChrystal se reveló como un extraordinario estratega. Supo poner en marcha una ofensiva que evitó lo que se veía como una derrota inminente y devolvió un cierto optimismo a sus tropas. No obstante, fue reprendido por Obama el pasado octubre, en una conversación sostenida a bordo del Air Force One, por su excesiva insistencia en la demanda de refuerzos para Afganistán. El presidente, finalmente, le dio 30.000 soldados más y McChrystal comenzó a hacer progresos en la guerra, pero nunca perdió su afición por el lenguaje franco sobre la marcha de los acontecimientos.