Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades chechenas impiden informar de las agresiones a mujeres que no se cubren la cabeza

En 10 días al menos 17 mujeres han sido atacadas por hombres con pistolas de pintura

Las mujeres que salen a la calle con la cabeza descubierta en Grozni, la capital de Chechenia, están siendo aterrorizadas desde hace diez días por grupos de hombres que las atacan con ampollas de pintura, según tres chechenas que dijeron haber sido víctimas de sus agresiones. Por lo menos 17 mujeres han sido agredidas de este modo, manifestó una de las fuentes que por razones de seguridad quiso permanecer en el anonimato y que dijo haber sido atacada mientras paseaba con una amiga en pleno centro de la ciudad.

Las afectadas coinciden en que el impacto de las ampollas es no solo doloroso físicamente, sino también "moralmente humillante". Señalaron también que una de las mujeres había perdido un ojo al recibir el impacto en la cara. Las autoridades de Chechenia han prohibido informar en los medios de comunicación locales de estas agresiones que han ido en aumento, señalaron fuentes de Grozni.

Los agresores, según relató una de las atacadas, se bajaron de un coche con los cristales ahumados y sin matrícula y las filmaron con una cámara de teléfono móvil mientras les ordenaban que se pusieran el pañuelo. La fuente consideró la filmación como un documento para rendir cuenta a los organizadores del ataque.

Opinó también que los matones estaban convencidos de su impunidad y que tenían permiso no oficial "de arriba". Tras disparar la pintura, los atacantes se marcharon tranquilamente, explicó la mujer, según la cual este tipo de incidentes había ido en aumento continuaba hasta el mismo día de ayer. Contó también que los agresores actúan con brutalidad y que habían golpeado cruelmente a un hombre que intentó defender a su hermana.

Las autoridades de Chechenia están imponiendo su propia visión del Islam a los habitantes de aquella república caucásica. Las mujeres son obligadas a llevar pañuelo en el trabajo, las clínicas, y también en los centros de enseñanza. En el otoño de 2008, unas estudiantes de la universidad de Grozni dijeron que los guardianes del centro les prohibían la entrada e incluso las zarandeaban si no iban cubiertas.

Natalia Estimírova, la activista de la organización de derechos humanos Memorial asesinada en julio de 2009 tras denunciar graves violaciones de derechos humanos había sido expulsada en su día de un consejo asesor adjunto al presidente cheno Ramzán Kadírov por negarse a llevar el pañuelo.